7 sencillas medidas para evitar el estrés tras el cambio de hora

Ejercicios de respiración, meditación y oxigenación para el cuerpo, son algunas de las estrategias para que el cambio de hora no afecte a tu organismo.

Martes 16 de mayo de 2017

7 sencillas medidas para evitar el estrés tras el cambio de hora
Escrito por

Rodrigo Barrera, académico Pedagogía en Ed. Física U. San Sebastián.

El cambio de huso horario que se viene para este sábado 13 a las 00.00 horas, indica que los relojes deberán retroceder 60 minutos, con el objetivo de aprovechar mejor las horas de luz natural por la tarde. Sin embargo, con mañanas más oscuras, ¿cuánto puede afectar esta condición en nuestro estado de ánimo? ¿Cómo hacer que este cambio no nos perjudique?

Lo primero que los expertos advierten es la importancia de evitarle un estrés innecesario a nuestro cuerpo: siempre que hay cambio de horario, se afecta el nivel de estado emocional de una persona, produciendo cierto nivel de estrés. Para esto, se pueden tomar medidas para prevenir que nuestro cuerpo se altere.

Se pueden hacer ejercicios de respiración, meditación y oxigenación, ya que son buenas estrategias psicológicas para los temas relacionados al estrés. Respirar hondo siempre ayuda a oxigenar el cuerpo y el cerebro. Cuando te oxigenas de manera adecuada, puedes tomar mejores decisiones y tu estado de ánimo es mucho mejor. Además, en las noches puede servir para bajar el nivel de activación y conciliar mejor el sueño.

Estos cambios son un desequilibrio entre lo que el ambiente demanda y las capacidades de cada uno de acomodarse. Aquí, la clave es el deporte porque actúa como bloqueo del estrés. Mientras dura, te olvidas de los problemas y pones foco en lo que estás haciendo. Luego, se vuelve un estímulo. El proceso de adaptación dura algunos días, pero una vez que el cansancio se olvida, el cuerpo se acostumbra y las sensaciones que genera el deporte son tan placenteras, que lo vas a querer siempre.

Antes y durante el cambio de hora

  1. Adapta tus hábitos previamente, para adaptar el cuerpo al nuevo ciclo de sueño.

  2. Haz ejercicios durante el día. El deporte libera endorfina, que aporta a mantener un mejor un estado de ánimo durante el día.
  3. En las tres horas previas a dormir, haz actividades suaves como salir a caminar, técnicas de yoga y/o de respiración.
  4. No tomes café ni alcohol las horas previas a dormir. Así, además, mejora la calidad del sueño.
  5. Duerme 7 u 8 horas diarias.
  6. Trata de mantener el mismo ritmo de tus días, como si el cambio de hora no existiera.
  7. Una alimentación saludable siempre ayuda.