Los 3 puntos críticos del presupuesto de salud 2023

Análisis del Instituto de Políticas Públicas en Salud (IPSUSS) de la Universidad San Sebastián identificó 3 puntos críticos: insuficientes recursos asignados a la atención primaria, falta de información con respecto a los nuevos hospitales que se van a construir y cómo se va a implementar la universalización de la salud anunciada por el gobierno.

Miércoles 19 de octubre de 2022

Los 3 puntos críticos del presupuesto de salud 2023
Escrito por Ana María Morales - Raúl Escárate

Al Ministerio de Salud se le asignó un presupuesto de $12,7 billones para el año 2023, lo que equivale a un 18% del total del presupuesto de todo el Estado, siendo la tercera repartición que más recursos recibe.
¿En qué se van a gastar esos recursos? ¿Cuáles son los proyectos más destacados de este presupuesto?

Un análisis del Instituto de Políticas Públicas en Salud (IPSUSS) de la Universidad San Sebastián identificó tres aspectos positivos y otros tres considerados puntos críticos, que se necesitan resolver. "Esperamos que en la discusión parlamentaria del Presupuesto 2023 se pueda utilizar este informe para perfeccionar la propuesta del Ministerio de Salud y de esa forma contribuir a que la salud pública mejore a una mayor velocidad de lo que ha venido ocurriendo", indicó el director ejecutivo del centro, Arturo Zúñiga.

Lo positivo
Dentro de los aspectos positivos se destacan: El aumento de los recursos para resolver la lista de espera; el incremento del pago por eficiencia de los hospitales y del presupuesto de los programas de cáncer y salud mental.

Sobre las listas de espera. Se disponen $156 mil millones, es decir, un crecimiento de 48% en relación con el presupuesto 2022. Sin embargo, dada la gravedad del problema donde más de dos millones de personas se encuentran en espera por una cirugía y/o consulta de especialidad, se sugiere complementar este aumento con otras acciones tales como: Licitaciones públicas centralizadas y/o convenios previos por parte de Fonasa. Esto permite obtener precios más bajos con el fin de atender a una mayor cantidad de pacientes en espera.

Con respecto al financiamiento según eficiencia de los centros hospitalarios se incrementa en 15%, es decir, se asignan $616 mil millones adicionales.

Para el Plan Nacional de Salud Mental se considera un aumento de $20 mil millones. Mientras que para el Plan Nacional del Cáncer se destaca la compra de equipamiento por $32 mil millones y la inversión en infraestructura en 11 nuevos proyectos por $ 639 millones.

Lo negativo
Los aspectos negativos del Presupuesto 2023 se mencionan: El aumento del per cápita basal para la atención Primaria (el dinero que entrega Fonasa a los consultorios para la atención de cada persona inscrita), que es de 1,04%, equivalente a 100 pesos, de $9.618 a $9.718, lo que contrasta radicalmente con el incremento de 60% que ha tenido desde el año 2015 al 2022.

"Nos preocupa y creo que tiene que ser analizado en profundidad y corregido a la brevedad. Los municipios más pequeños, los que cuentan con menos personas inscritas serán los que más se verán afectados", indicó el presidente de IPSUSS, Dr. Enrique Paris sobre este punto.

Universalización de la Atención Primaria de Salud. A juicio de IPSUSS los recursos asignados a la Atención Primaria de Salud (APS), $ 7 mil millones, son contradictorios justamente cuando se instala por parte de las autoridades de gobierno la necesidad de fortalecer la Atención Primaria, a través de la universalización de salud como política de Estado. De acuerdo con el análisis, surgen dudas con respecto al funcionamiento de este programa, por ejemplo, si posee el sustento legal para masificarse (en caso de que la evaluación de los pilotos sea positiva) y si los beneficiarios del sistema Isapre tendrán que co-pagar las atenciones recibidas en los consultorios de atención primaria.

Construcción de Hospitales. En el presupuesto 2023 se eliminan glosas con información para la ciudadanía y el Congreso Nacional sobre el uso eficiente de los recursos y su transparencia como, por ejemplo, la construcción de nuevos hospitales como el de Coquimbo y del Instituto Nacional del Cáncer, que estaban comprometidos. Tampoco se menciona la continuidad del uso de los hospitales de campaña instalados en: La Serena (Coquimbo); en Limache (Valparaíso); en la Región Metropolitana y Concepción (Biobío); ni el inicio de la entrada de funcionamiento de los nuevos hospitales de Alto Hospicio (Tarapacá), y el de Curicó (Maule), pese a que se encuentran terminados.

Al respecto, el Dr. Paris indicó que "no basta solo con conocer las Listas de Espera, también se debe entregar información a la ciudadanía y a los parlamentarios para que se fiscalice y se haga el correcto seguimiento del uso que se hace de los recursos económicos obtenidos a través del pago de impuestos que percibe el Fisco: No informar de manera periódica sobre el uso de los recursos fiscales y la eficiencia en el manejo de éstos, puede atentar contra la transparencia y la confianza hacia las instituciones. Creemos que este aspecto debe ser revisado y resuelto pensando siempre en que contar con evidencia permitirá siempre un mejor análisis y por ende tomar decisiones con toda la información disponible".

Sitios de interés