Baja del dólar y viajes internacionales

Si bien estamos en temporada alta, cuando los pasajes difícilmente tendrán ofertas y promociones, el diferencial del precio del dólar comparado con la misma fecha del año pasado no es despreciable.

Lunes 5 de febrero de 2018

Baja del dólar y viajes internacionales
Escrito por

Karin Bravo, directora Programas Advance Fac. Economía y Negocios USS sede Concepción

Para las personas que aún no definen su destino en las próximas vacaciones, la disminución que hemos observado en el precio del dólar puede resultar atractiva al momento de cotizar viajes internacionales.

Mientras los exportadores están preocupados por el bajo precio de la divisa, que merma de manera importante sus ingresos, existe otro sector en la economía que puede sacar provecho de esta situación: los consumidores.

Si bien estamos en temporada alta, cuando los pasajes difícilmente tendrán ofertas y promociones, el diferencial del precio del dólar comparado con la misma fecha del año pasado no es despreciable.

Durante los primeros días de este año el dólar observado ha promediado los $606, mientras que el año pasado durante enero dicho promedio fue de $661. Por lo tanto, en un pasaje, por ejemplo, hasta alguna ciudad de Colombia, que hoy vale alrededor de US$500, puede resultar hasta $27 mil más barato, pues en enero de 2017 costaría en pesos chilenos $330.500 y en este año 2018, al promedio de $606 cada dólar, el costo baja a $303.000. Si pensamos en Europa, en que el precio del pasaje, dependiendo del destino, puede llegar a US$1.000, el ahorro es el doble

Por otro lado, la hotelería suele contratarse también en dólares, por lo que se agrega otro ahorro al desembolso de las vacaciones. Esto puede ser un incentivo para considerar más atractivo vacacionar en el extranjero que en nuestro país, pues los costos de hospedaje nacional en temporada alta se disparan, así como el valor de los pasajes, ya sea terrestres o aéreos.

La recomendación entonces es cotizar y aprovechar la baja en el precio del dólar, ya sea para disfrutar de vacaciones en lo que queda de verano, como también en otras fechas que producto de los feriados pueden resultar atractivas para hacer un break a mitad de año.