¿Sabes qué es la señal distribuida?

Se refiere a tecnologías que generan electricidad en o cerca del lugar donde será consumida.

Martes 7 de agosto de 2018

¿Sabes qué es la señal distribuida?
Escrito por

Jean Paul Hirschkowitz, docente ingeniería civil industrial, U. San Sebastián sede Valdivia

Más allá del costo, la seguridad y confiabilidad, la generación distribuida es una señal que puede cambiar al mundo. Un mundo que requiere grandes cambios y que solo se logran a través del esfuerzo colectivo

La generación distribuida se refiere a una variedad de tecnologías que generan electricidad en o cerca del lugar donde será consumida, entre las que destacan los paneles solares fotovoltaicos, mini hidroeléctricas, pequeños generadores eólicos y generadores de combustión interna. Usualmente, debido a la facilidad de instalación y a su amplio uso, en comparación con las otras tecnologías igualamos el término generación distribuida con generación fotovoltaica. Por otro lado, está el modelo convencional de grandes plantas de generación ubicadas lejos de las ciudades, en las que el tamaño permite abastecer a comunidades enteras.

El mundo se mueve por señales y qué mejor señal que la que muestra un panel solar en el techo de la casa del vecino. Inmediatamente, nace en nosotros las ganas de ser parte de la revolución por el cuidado del medio ambiente.

Independientemente si el mismo panel solar, ubicado a cientos de kilómetros en la planta fotovoltaica genera igual o incluso más energía por el mismo precio. Es que la señal y la cultura que se genera lo es todo. Si no tenemos ya ampolletas LED en cada una de las lámparas de nuestras casas, “corremos” a la ferretería a comprarlas y miramos con ansias la cuenta de la luz para ver cuánto ahorramos. Esta intención no está relegada a aquellos con capacidad adquisitiva superior, incluso en localidades con altísimos niveles de pobreza energética han surgido soluciones, como lámparas solares o ventilación natural.

Constantemente, vemos en la televisión las caras sonrientes de los alumnos de un colegio rural que, con paneles solares, aporta con su granito de arena a los esfuerzos que se están haciendo como país, para mitigar el cambio climático. No por nada fuimos noticia al ser nombrados en el documental “Una secuela incómoda“, como una inspiración para el mundo por el rápido crecimiento de la energía solar en nuestro país.  

La invitación es a que continuemos con dicha revolución desde nuestras casas. Hagámonos parte de la solución, así como por tantos años nos hemos hecho parte del problema. Entreguémosle una señal a quienes nos rodean, para que la sinergia nos lleve a compararnos con grandes países en términos de generación distribuida.