¿Es un buen momento para tomar un crédito hipotecario o repactarlo?

Aumento en las tasas de interés alcanza un 3,54% durante los últimos 6 meses. Por esta razón, experto recomienda en qué fijarse, y si es un buen momento para tomar un crédito para obtener la vivienda propia.

Lunes 26 de marzo de 2018

¿Es un buen momento para tomar un crédito hipotecario o repactarlo?
Escrito por

Francisco Aravena, académico de ingeniería comercial, U. San Sebastián

No cabe duda que 2017 fue un año de dulce y agraz para el rubro inmobiliario. Uno que, sin embargo, no decantó la compra de viviendas y arriendos por parte de los consumidores. No obstante, las tasas de interés han acumulado un incremento 3,54% en los últimos 6 meses, y aunque la oferta por parte de la banca y otras instituciones no se hace esperar, bien cabe preguntarse si es un buen momento para tomar o repactar un crédito. ¿En qué aspectos fijarse?

Lo primero que hay que considerar es que, en el transcurso del año 2017, se llegó a bajas históricas de las tasas de interés que no se registraban desde 2002. Siempre, con niveles bajos, uno puede especular que existe un cierto grado de recuperación y dinamismo, una suerte de tendencia debido al mejoramiento de las expectativas económicas que se podrían estar traspasando a las tasas, hacia una reactivación, más normales. Ahora, no me queda tan claro que esta tendencia al alza siga sosteniéndose con fuerza aun cuando son tasas que superan las cifras del año 2017.

¿En qué debemos fijarnos?

Siempre el momento de endeudarse es cuando se necesita, esa es la verdad. Ahora, probablemente el acceso a créditos, en términos de tasas, tiene varias ventajas porque es factible que se puedan acceder a tasas más favorables. El mercado inmobiliario, en algunos segmentos, tiene precios muy altos porque hay demanda que es más inelástica, que no afloja bajo ninguna circunstancia en los precios que pudiera observar. Eso sí, uno espera que en el futuro pudiéramos observar aumento en los precios porque, si existen datos de recuperación económicas y las expectativas de crecimiento mejorarán, uno podría pensar que existe mayor capacidad de compra y, por ende, las tasas de interés podrían seguir subiendo.

Lo más recomendable es cotizar y comparar las alternativas y ofertas vigentes en el mercado. Esto, sin duda, ayuda muchísimo a mejorar la toma de decisión en un tema altamente relevante como adquirir una vivienda.

Se recomienda no descartar la opción de repactar, considerando que, en esta época y con estas tasas no es una mala idea, pero dependerá de los plazos y montos de los créditos pendientes, además de informarse sobre los seguros y cobros de administración que puedan tener los bancos.