Aplicación informática permitirá predecir propagación de plagas

Es un instrumento que ayudará a analizar factores ecológicos asociados a distintas poblaciones de especies; la información referida a estos factores es analizada por distintos algoritmos, lo que permite proyectar a nivel geográfico él área potencial que ocuparía una especie.

Domingo 28 de abril de 2019

Aplicación informática permitirá predecir propagación de plagas
Escrito por Ipsuss

La polilla de la uva, la mosca de la fruta, el chinche apestoso, son algunas de las plagas que afectan las producciones agrícolas del país, ocasionando graves consecuencias económicas. Un grupo de investigadores de cuatro universidades: Austral de Valdivia, Católica, San Sebastián y Santo Tomás, diseñaron una plataforma informática llamada "Simple Nicho", que permitirá a los agricultores predecir la propagación de estos patógenos y las enfermedades que ellos generan.

“Hacía tiempo que buscábamos fondos para realizar un proyecto de estas características y el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), se interesó en la idea y, en conjunto, postulamos a los fondos FIA. Aparte de sus implicancias agrícolas este software podrá resolver problemas de conservación, medio ambiente y salud humana,” comentó Sergio Estay, académico de la Facultad de Ciencias de la UACh y coordinador del proyecto.

Aunque la aplicación será usada inicialmente por el SAG, igualmente podría operar para productores nacionales y de otros países de Sudamérica.

Lo más destacable del trabajo es que aterrizó el marco teórico en una herramienta útil para la sociedad, que además es muy sencilla y fácil de trabajar”, comentó Stella Januario, directora del Departamento de Ciencias de la Universidad San Sebastián, quien aportó insumos para el software.

Por su parte, Lilian Ibáñez, encargada de la sección de análisis de riesgo de plagas de la división de protección agrícola y forestal del SAG, indicó que “siempre la prevención es el control más barato, que es mucho más conveniente que frenar una plaga cuando ya está establecida. En este sentido, el software fortalece nuestros análisis de riesgo de plagas, entregándonos respaldos más objetivos, para ver las posibilidades que una plaga se establezca en el país". 

El software ayudará en la labor diaria del SAG, al prevenir la introducción de especies dañinas y en el Análisis de Riesgo de Plagas (ARP), determinado –para su control–, la probabilidad de establecimiento de nuevas plagas y su potencial cuarentenario para el territorio nacional.

Dentro de las características del software, en las etapas del análisis considera importación de datos, selección de datos climáticos, generación de pseudoausencias, entrenamiento de modelos -algoritmos de clasificación y regresión-, visualización y exportación de resultados, de la distribución potencial de la plaga en Chile o de la región de interés; es decir, el mapa de riesgo.

La fortaleza del proyecto es hacer ese enlace de la academia con el Servicio Público y la empresa privada, aterrizando un marco teórico que muchas veces queda perdido en el ambiente académico y transformándolo en un producto aplicado, útil y disponible para la sociedad”, comentó Januario.

“Un subproducto del software eran las guías donde se modelan las plagas cuarentenarias que fueron elegidas por el SAG, por lo que de forma paralela a la construcción del software modelamos algunas plagas”, explicó, desde su rol en el desarrollo de “Simple Nicho”.

Agregó que “junto con generar mapas de proyección de las plagas cuarentenarias se entregaron insumos para la construcción del software, porque a medida que se iban utilizando distintos modelos, plataformas y algoritmos también lo alimentábamos”.

La iniciativa -como indicó la docente- más que sustituir al analista lo ayuda en su interpretación, pudiéndose en un futuro proyectar para distintas áreas, como, por ejemplo, en especies marinas, en peligro de extinción y categorías de conservación. “Pocos software logran colocar tanto la información estadística como la geográfica y que sea tan amigable para el usuario”, remarcó.