Revista The Economist destaca aporte del programa Paciente Empoderado

En Intelligence Unit de julio, la Asesora Regional de Educación para la Salud y el Bienestar para América Latina y el Caribe de Unesco, Mary Guinn Delaney, menciona el aporte que hace este programa, el cual dice “puede tener un efecto multiplicador”.

Viernes 20 de agosto de 2021

Revista The Economist destaca aporte del programa Paciente Empoderado
Escrito por Ana María Morales

La revista de The Economist, en Intelligence Unit, dedica una edición completa al rol de la alfabetización en salud, particularmente el empoderamiento de los pacientes que se traduce en mejores indicadores sanitarios y, también en una ayuda para optimizar el uso de los servicios de salud. En la oportunidad, se hace una revisión de las estrategias implementadas en algunos países, a través de políticas de gobierno o programas y planes específicos.  

Una de las iniciativas que se destaca en el reporte es el Programa Paciente Empoderado impulsado por la U. San Sebastián, a través del Instituto de Políticas Públicas en Salud (IPSUSS) y que es patrocinado por el Ministerio de Salud y Unesco Chile y donde se han sumado varias otras instituciones colaboradoras como municipalidades y centros de atención primaria de salud.

Una de las iniciativas que se destaca en la publicación es el programa Paciente Empoderado impulsado por la U. San Sebastián, a través de su Instituto de Políticas Públicas en Salud (IPSUSS) y que es patrocinado por el Ministerio de Salud y Unesco Chile. Con los años, se han sumado otras instituciones colaboradoras como municipalidades y centros de atención primaria de salud.

En la publicación, la Asesora Regional de Educación para la Salud y el Bienestar para América Latina y el Caribe de Unesco, Mary Guinn Delaney, describe que se trata de 13 talleres prácticos que abarcan variados temas de salud (alimentación, actividad física y uso de medicamentos, entre otros), que tienen como objetivo entregar información a las personas y capacitarlas para que puedan sobrellevar de mejor manera su enfermedad. Al final del entrenamiento, los participantes reciben un diploma como incentivo.

Lo que más destaca la asesora de Unesco “es que este programa puede tener un efecto multiplicador: Si una abuelita está comprometida a entender cómo funcionan los cuidados apropiados de su salud; puedes estar seguro de que insistirá en realizar esos cambios en su familia”.

Historia

El Paciente Empoderado partió hace 6 años y a la fecha se ha llevado a cabo en 28 comunas del país, beneficiando a casi 3 mil personas.

“El desarrollo de este programa emblemático es absolutamente fundamental para la USS, dado que nos ha permitido concretar un real y significativo aporte al bienestar de miles de ciudadanos en un ámbito esencial: la salud, fomentando especialmente el autocuidado de adultos mayores en sectores vulnerables con enfermedades crónicas. Es motivo de mucha satisfacción y orgullo la mención de esta iniciativa en una revista tan importante y de alcance internacional. Pone de manifiesto, el impacto de nuestra Universidad en la necesaria alfabetización sanitaria de nuestra sociedad, y su anhelo por servir a Chile y su gente, que se concreta precisamente impulsando programas como éste”, afirma el rector Carlos Williamson.

El presidente de IPSUSS, Dr. Manuel José Irarrázaval, agrega que “el mérito es que no sólo involucra a las personas que participan en los talleres sino que, a sus familias, vinculándolas con sus sistemas de salud locales como son los centros de Atención Primaria, y teniendo un mejor aprovechamiento de las herramientas sanitarias ofrecidas por el sistema público de salud”.

¿Por qué alfabetizar?

Con respecto a este tipo de iniciativas, la revista The Economist destaca que se está convirtiendo en un activo necesario. “La alfabetización en salud permite a las personas tomar mejores decisiones con respecto a su propio cuidado personal y de salud, lo que resulta, por ejemplo, en el uso oportuno y eficaz de los servicios de prevención y atención médica. Asimismo, permite un manejo exitoso de las enfermedades crónicas, incluido un mejor tratamiento. Estas acciones pueden traducirse en mejores resultados y una utilización adecuada de los servicios de salud”, señala la publicación.  

A nivel colectivo -agrega The Economist- puede apoyar la eficiencia de los servicios, lo que puede resultar en una reducción de la presión hacia el sistema y equipos de salud.

Ver artículo en La Tercera

Sitios de interés