Académica USS estudia nuevos mecanismos de formación de colágeno con descartes de uva

Los potenciales hallazgos de la investigación de la Dra. Carolina Añazco servirían para la creación de nuevos biomateriales para la regeneración de tejidos, y nuevas formulaciones alimenticias para prevenir el envejecimiento de la piel.

Viernes 6 de mayo de 2022

Académica USS estudia nuevos mecanismos de formación de colágeno con descartes de uva
Escrito por María José Marconi

Con el tiempo, las células de nuestro cuerpo comienzan a disminuir la síntesis de colágeno, proteína esencial que le da forma y resistencia al organismo. “Por cada año nuestro organismo pierde 1.5% de colágeno; es decir que a la edad de 30 años ya se ha perdido un 15% de colágeno del organismo”, dice la Dra. Carolina Añazco Oyarzún, investigadora de la Facultad de Ciencias para el Cuidado de la Salud, de la Universidad San Sebastián. 

El colágeno incide en el aspecto de la piel y el fortalecimiento de las articulaciones, tendones, huesos, músculos y dientes, entre otros. Esta compleja macromolécula, una suerte de “pegamento” que mantiene unido el cuerpo, es el foco del proyecto Fondecyt Regular que la Dra. Añazco dirige desde 2021.

“Para que se produzca un adecuado funcionamiento de esta molécula, se requiere de la formación de conexiones de esta proteína que están dadas por el entrecruzamiento de las cadenas de colágeno”, señala la investigadora. La consecuencia de un colágeno no entrecruzado -explica-, provoca trastornos a nivel de la piel, huesos y riñón, entre otros desequilibrios fisiológicos.

Además de la edad, otros factores como la radiación ultravioleta de tipo UVA, el exceso de glucosa en la sangre, el hábito de fumar, y una alimentación deficiente en aminoácidos que forman el colágeno, contribuyen a la pérdida de esta molécula.

El proyecto de la Dra. Añazco estudia mecanismos de estabilización de colágenos a partir de compuestos naturales extraídos de residuos vitivinícolas; en particular, busca demostrar que ciertos compuestos bioactivos de origen vegetal, presentes en la cáscara y semillas de descartes de uvas, podrían regular la formación de uniones en la molécula de colágeno en la dermis humana.

La investigación apunta a la creación de biomateriales que sirvan para, por ejemplo, la curación y cicatrización de heridas, reparación y regeneración de tejidos. Asimismo, otra potencial aplicación es la generación de formulaciones alimenticias, que pueden ser alimentos o bebidas, incorporando nuevos ingredientes de origen natural que permitan prevenir el envejecimiento de la piel.

“Nuestra propuesta contempla el desarrollo de aceites y extractos, provenientes de los subproductos del proceso de vendimia de uva País o uva Tintorera, y cuyas semillas y hollejos son abundantes en moléculas bioactivas que estabilizarían la estructura del colágeno cutáneo”, puntualiza la Dra. Añazco.

Adicionalmente, la investigadora destaca que este proyecto Fondecyt, titulado “Molecular interaction between grapes flavonoids and lysyl oxidase by lysyl tyrosylquinone cofactor mimicking: implicationas for human dermal collagen crosslinking”, se realiza en asociación con una cooperativa de agricultores de la provincia de Cauquenes.

Gracias a esta alianza, ha sido posible recolectar dos grandes muestras de hollejos que se mantienen refrigeradas en la Universidad Autónoma de Talca, institución que participa también en esta iniciativa junto con la Universidad de Chile y la Universidad Austral.

Sitios de interés