Región del Biobío es la que menos patrimonio per cápita protegido tiene en Chile

En Coloquio organizado por IPSUSS, el subsecretario de Patrimonio Cultural, Emilio de la Cerda; el seremi de Vivienda y Urbanismo de la región del Biobío, James Argo y el fundador y director Ejecutivo de la Fundación Pro-Cultura, Alberto Larraín, debatieron en torno al patrimonio de la ciudad penquista y cómo protegerla,

Martes 21 de julio de 2020

Región del Biobío es la que menos patrimonio per cápita protegido tiene en Chile
Escrito por USS

Emilio de la Cerda, subsecretario de Patrimonio Cultural; James Argo, seremi de Vivienda del Biobío; Alberto Larraín, fundador y director Ejecutivo de la Fundación Pro-Cultura, el seremi de Vivienda y Urbanismo de la región del Biobío, James Argo y secretario de Estudios de Arquitectura de la Universidad San Sebastián, sede ConcepciónStéphane Franck, fueron los nuevos invitados a un nuevo coloquio del ciclo Seis propuestas para Chile, convocado por el Instituto de Políticas Públicas en Salud de la USS, IPSUSS. Como está contemplado en la serie, el encuentro fue moderado por el ex ministro Claudio Orrego.

La reunión, esta vez desde la USS Concepción, y tras el saludo de Francisco Flores, vicerrector de sede, se inició con la exposición del proyecto Propuesta de lineamientos de política pública para la protección del patrimonio arquitectónico y urbano. Recomendaciones interdisciplinarias para el caso de Concepción, a cargo de Stéphane Franck, estudio que en sus etapas incluyó un catastro y un proceso de levantamiento de información, para determinar los nodos críticos del patrimonio del Biobío, buscando “generar acciones que permitan delinear un plan piloto para resguardar, visibilizar y promover el patrimonio arquitectónico y urbano de la ciudad de Concepción”, dijo el académico.

Emilio de la Cerda, subsecretario de Patrimonio Cultural, analizó la legislación vigente, recalcando que la Ley de Patrimonio Cultural está en el Congreso. Expuso, a grandes rasgos, algunos alcances de este proyecto en curso, por ejemplo, regionalizar la temática, con una estructura orgánica precisa, y un consejo resolutivo, con validez; incorporar el valor de lo “inmaterial”, lo académico, la educación, y también subsidiar el patrimonio cultural, “especialmente interviniendo en zonas que no cuentan con apoyo y en las que el patrimonio se encuentra desvalido”, manifestó.

Alberto Larraín, fundador y director ejecutivo de la Fundación Pro Cultura, sostuvo que la Región del Biobío es la que menos patrimonio per cápita protegido tiene en Chile. Planteó que, por un lado, el patrimonio histórico ha sido arrasado por desastres naturales, y que, por otro, lo existente no es reconocido como tal por la comunidad. “Debemos tener en cuenta que el patrimonio tiene un rol social, que va mucho más allá de la arquitectura, y que nos ayuda a sentirnos parte de algo”, afirmó.

En la instancia, también expuso el seremi de Vivienda Biobío, James Argo, quien se refirió a la necesidad de establecer incentivos en la materia y a que, en vez de hablar de una “sobreprotección de patrimonio”, se debe trabajar en una “priorización”.