Niños sin clases ¿Cómo organizar la estadía en casa?

La suspensión de clases para evitar la propagación del COVID-19 no es un periodo de vacaciones, por el contrario, son días para evitar que este virus contagie a más personas. Toda salida fuera de casa está limitada. Experto entrega tips para organizar tiempos y rutinas junto a los más pequeños.

Lunes 23 de marzo de 2020

Niños sin clases ¿Cómo organizar la estadía en casa?
Escrito por

Pavel Cuevas, terapeuta ocupacional y académico, U. San Sebastián

Transcurrieron dos semanas desde el inicio del año escolar 2020 y se decretó la suspensión total de las clases. Se trata de una medida preventiva frente a la llegada de COVID-19 a Chile, que exige a padres, madres y/o cuidadores, mantener a los niños en casa, protegidos frente a posibles exposiciones.

Con el objetivo de mantenerlos activos mental y físicamente, se recomiendan rutinas y actividades que los enriquecerán y los harán tener una vuelta exitosa al colegio.

En primer lugar, se sugiere fomentar la independencia en relación a las actividades del hogar y el autocuidado. No importa la etapa del desarrollo evolutivo en la que se encuentre el niño, siempre es posible educar. En este sentido, se recomienda enseñarles a lavarse bien las manos, a que se hagan cargo de forma autónoma de esta acción, haciendo hincapié en la duración y el uso del jabón. También se les puede delegar el cuidado de mascotas, de poner la mesa, secar la loza, etc., pequeñas acciones que contribuirán a desarrollar su espíritu colaborativo.

En segundo lugar, es importante que no se dejen de lado los aspectos académicos. Hacer ejercicios de los libros que les entregan en el colegio, fomentar las lecturas, realizar manualidades, es una excelente alternativa para mantenerlos conectados a su vida escolar.

Y como tercera acción se recomienda fomentar las relaciones sociales dentro de la casa a través del juego. Esto también es muy importante porque les ayudará a desarrollar la personalidad y otras habilidades cognitivas. También contribuirá a fortalecer el vínculo familiar. En el fondo se trata de aprovechar este tiempo como un proceso social que permite el desarrollo personal de los más chicos.

¿Cómo manejar la ansiedad?

Entre los 11 y 12 años de edad los niños y niñas desarrollan el pensamiento abstracto, por tanto, les cuesta un poco menos entender todo lo que pasa a su alrededor. No obstante, los más pequeños, de 3 a 7 años, pueden alarmarse con lo que aparece en la televisión, explica el terapeuta.

Cuando los niños pregunten sobre este tema debemos evitar darles explicaciones alarmantes, por el contrario, hay que ser concretos y utilizar un vocabulario simple.

Hay que decirles que estamos en presencia de un virus, que provoca una enfermedad que se contagia si no nos lavamos correctamente las manos, que se puede prevenir si evitamos saludar de cerca, en fin, todos los detalles de forma clara, transmitiéndoles con tranquilidad la necesidad de hacerse cargo con pequeñas acciones.