Alcohol y drogas, otro problema que afecta a los niños en situación de calle

Junto con darle a los menores una vivienda y un entorno seguro, es necesario también aceptar que el mundo del narcotráfico está destruyendo familias, futuro y parte de nuestra sociedad.

Miércoles 22 de mayo de 2019

Alcohol y drogas, otro problema que afecta a los niños en situación de calle
Escrito por

Monserrat Risco, investigadora de CEUSS

El 6 de mayo el Ministerio de Desarrollo Social y Familia dio a conocer un estudio llamado Conteo Nacional de Niños, Niñas y Adolescentes en Situación de Calle, que reveló que 547 menores se encuentran en esta realidad.

El estudio dio cuenta de diversas situaciones de riesgo y vulnerabilidad. Por ejemplo, la mayoría de los niños y jóvenes reconocieron haber salido de sus casas “por problemas con mi familia”, representando un 53% de los encuestados. A pesar de estas dificultades al interior de la familia, están conscientes de los peligros asociados a dormir en lugares improvisados, ya que las dos preocupaciones más presentes son ser víctima de robo o de abuso, alcanzando el 29% de las respuestas cada una de las opciones.

Sumado a lo anterior, existe una alta propensión al alcohol, tabaco y drogas en estos ambientes difíciles. Es cierto que son 547 menores los que han pernoctado en lugares que no constituyen una vivienda básica, al menos una vez en el último tiempo –de acuerdo a las categorías desplegadas en el Conteo–, pero lo que se necesita es visibilizar los múltiples problemas asociados a esta difícil realidad.

El abuso de sustancias en menores no es un problema únicamente ligado a la situación de calle. Como demostró el 12° Estudio Nacional de Drogas en Población Escolar presentado por Senda en diciembre de 2018, Chile lamentablemente lidera los rankings en cuanto a consumo de sustancias en menores de edad. La marihuana presenta un 30,9%, los tranquilizantes sin receta un 8,6%, el tabaco un 4,3%, la cocaína un 3% y la pasta base un 1,4%. Los jóvenes que participaron en este estudio tenían entre 13 y 17 años.

¿Cómo se conecta esto con los niños, niñas y adolescentes en situación de calle? Es que existe una doble realidad invisibilizada. La de aquellos niños que se encuentran fuera de sus hogares y la de aquellos menores que se encuentran en ambientes de alto narcotráfico y abuso de sustancias. No se condicen los datos, es cierto, puesto que de acuerdo al Conteo la sustancia de mayor consumo entre los niños en situación de calle es el tabaco, con un 79%, pero le sigue la marihuana con un 62% y las mismas pastillas sin recetas con un 22%. La situación de la cocaína y la pasta base es también preocupante, puesto que alcanzan a un 19% y 14% de consumidores, respectivamente.

El estudio llevado a cabo por el Ministerio de Desarrollo Social y Familia ciertamente pone en el centro un problema que hasta ahora no se estaba discutiendo con la fuerza que se requiere. Junto con darle a los menores una vivienda y un entorno seguro, es necesario también aceptar que el mundo del narcotráfico está destruyendo familias, futuros y parte de nuestra sociedad.

Poner a los niños primero significa entender que no existe un único problema relativo a la infancia y es por eso que información como las contenidas en estos estudios resultan tan valiosas. Nos otorgan datos para dar paso a trabajo en conjunto entre el gobierno y organizaciones de la sociedad civil, para encontrar las mejores soluciones a los diversos problemas que presentan los niños, niñas y adolescentes de Chile. Lo que corresponde ahora es que las autoridades de gobierno y los legisladores otorguen una efectiva prioridad a este tema que puede y debe solucionarse en el corto plazo.

Vea la columna en El Líbero