Empresas B: Emprender con sentido

Las Empresas B utilizan el poder del mercado para dar soluciones concretas a problemas sociales y ambientales.

Jueves 10 de enero de 2019

Empresas B: Emprender con sentido
Escrito por

Francisco Videla, jefe Dirección de Innovación, Emprendimiento y Empleabilidad, U. San Sebastián, sede Valdivia

Existen un sin número de emprendedores motivados con un fuerte deseo de iniciar su propio negocio, cuyo proceso que lleva a crear y emprender está -naturalmente- definido por el sentido social.

A través del emprendimiento social es posible generar negocios con impacto positivo en la sociedad. Hoy, desde el Gobierno hasta instituciones privadas, e inversionistas, han puesto la mirada y su atención en talentosos emprendedores dispuestos a cambiar el mundo, a crear y desarrollar modelos de negocios socialmente responsables.

Desde 2012 nuestro país tiene más de 130 empresas nacionales certificadas como B, cifra que equivale a casi un tercio (27%) del total de las firmas registradas en América Latina, que llegan a 477. La Empresa B es un tipo de empresa que utiliza el poder del mercado para dar soluciones concretas a problemas sociales y ambientales.

Tras la existencia de diversas problemáticas que afectan tanto a las personas, como al medio ambiente, de igual manera, las demandas y brechas sociales que se han situado en el ideario colectivo, han inspirado a miles de personas.

¿A quién le dejamos nuestras mejores ideas?, ¿Por qué gastamos nuestras energías y sueños?, el dinero ya no es garantía de esa búsqueda del sentido, y el hacerse cargo de trascender dejando una huella y demostrar que los héroes cotidianos existen, es la consigna que moviliza a muchas personas que buscan responder soluciones desde las personas, y sus realidades cotidianas.

Desde la Universidad San Sebastián hemos declarado hacer de esta forma de ver el futuro y relacionarnos con el mundo uno de nuestros ejes estratégicos, desde la DIEE (Dirección de Innovación, Emprendimiento y Empleabilidad) queremos impulsar este motor de cambio, y abrir espacios para que toda nuestra comunidad sea capaz de inspirar y atreverse a darle forma a nuevas ideas que cambien el mundo, contribuyendo a mejorar la calidad de vida de las personas, dado que formamos a profesionales altamente preparados, y también a personas conscientes de su entorno. La búsqueda del sentido se ha transformado en una de las mejores formas de generar espacios creativos, potenciando la forma en cómo podemos transitar a una sociedad más justa, equitativa y socialmente responsable.