Innovación, salud y medioambiente

La oportunidades son claras, ocupar sensores para medir ruidos, olores, incluir plataformas de mapeos y seguimientos de residuos, alarmas y sistemas de secado para los cultivos y robótica para la salmonicultura, algoritmos para predecir situaciones de emergencias ambientales...

Domingo 16 de junio de 2019

Innovación, salud y medioambiente
Escrito por

Felipe Diaz, académico Facultad de Ingeniería y Tecnología de la U. San Sebastián

¿Qué es un ecotono? Muchos autores, investigadores y académicos, coinciden que es una zona de transición entre dos ecosistemas diferentes o fronteras ecológicas.

Si lo anterior lo llevamos al mundo de la productividad, empresa e innovación; podríamos pensar que juntar o intercalar dos ecosistemas, podría ser virtuoso, como lo es en la ecología y el mundo animal. Un ejemplo podría ser cuando juntamos el ecosistema de los audiovisuales o creativos con el ecosistema de la salud hospitalaria o clínicos; es decir, con médicos y encontramos un ecotono llamado telemedicina, que logra reducir listas de espera y mejorar la salud de las personas. Otro ejemplo es el computador, una mezcla del ecosistema electrónico con el ecosistema digital, jamás podríamos tener un computador sin el soporte energético y electrónico y la demanda por el desarrollo electrónico aumentó potencialmente con el primer computador del mundo. 

Ahora todo este juego de palabras y conceptos se puede llevar a varias áreas o industrias; pero donde hoy existe una oportunidad evidente para el desarrollo de ecotonos, es en el área ambiental vinculado a salud de las personas. Hoy en día escuchamos a menudo que la industria acuícola tiene problemas con sus desechos, fugas de salmones y alto uso de antibióticos; evidentemente eso preocupa entre otras cosas por el impacto en la salud del consumidor final o de las comunidades vecinas a estos grandes centros de cultivos. Otro caso evidente es la industria porcina, con todo lo que perjudica la calidad de vida de ciudades enteras. Por último, las industrias tradicionales, como acero, refinadora de petróleo y empresas forestales en otras que hoy tienen el foco en poder reducir sus emisiones, controlar los ruidos y poder encontrar soluciones para los olores que afecta a las comunidades aledaña y son puntos de conflictos y retraso de proyecto. Porque al final de todo provoca efecto negativos en la salud de las personas. 

Cuando ya tenemos un problema evidente como en los casos mencionados, el ambiente es propicio para que los innovadores y desarrolladores de tecnologías se involucren en los desafíos, es decir, debemos dar oportunidad a emprendedores que a través de innovaciones puedan solucionar estos problemas. La oportunidades son claras, ocupar sensores para medir ruidos, olores, incluir plataformas de mapeos y seguimientos de residuos, alarmas y sistemas de secado para los cultivos y robótica para la salmonicultura, algoritmos para predecir situaciones de emergencias ambientales y controlar indicadores que puedan afectar a la salud de las comunidades; son algunos de los grandes temas que la innovación está llamada a solucionar con el fin de integrar a profesionales de distintos sectores y que en una intersección entre la salud y el medioambiente, puedan entregar mejoras en la calidad de vida de las personas.

Vea columna en El Sur