Las claves para poder alimentarse de manera sana y natural

El otoño y el invierno son estaciones ideales para incorporar las verduras y legumbres en comidas más energéticas, calóricas y con mayor temperatura, como caldos, sopas, guisos, tortillas y verduras cocidas, que ayudan a enfrentar el frío.

Miércoles 6 de junio de 2018

Las claves para poder alimentarse de manera sana y natural
Escrito por

Catalina Aguilar, académica de nutrición y dietética, U. San Sebastián sede Valdivia

El invierno es la estación del año que provoca más gripes y resfriados. Por ello y sobre todo las personas mayores deben cuidar la alimentación para que el organismo se sienta reforzado. Así lo señalan en el sitio www.adiper.es, donde se explica que “en este período estacional, el cambio brusco de temperatura es un factor que favorece el contagio de enfermedades infecciosas que se agudizan por el frío y las enfermedades respiratorias y el contagio por vía aérea, mediante la tos, al hablar o estornudar”.

A ello se agrega que en la etapa del envejecimiento los alimentos juegan un gran papel, debido al riesgo de desnutrición que puede sufrir una persona. Con la edad se producen cambios corporales que influyen en la interacción de los nutrientes y de los fármacos, afectando la capacidad de metabolizarlos. En el proceso de envejecimiento, las bajas temperaturas disminuyen los sistemas de defensas naturales, ya que el sistema endocrino se ve afectado”.

En cuanto a los alimentos saludables para otoño e invierno, una recomendación a considerar en los adultos mayores durante los estaciones más frías es la alimentación, que tiene un rol fundamental en aumentar defensas.

El organismo tiene distintos requerimientos durante el año. En otoño e invierno necesita de más energía para mantener la temperatura corporal. En este sentido, la naturaleza es sabia y provee de alimentos de estación cuyos nutrientes son ideales para determinados períodos del año, por ejemplo, en estas fechas, con mayor aporte de vitamina C, para fortalecer el sistema inmune. Se encuentra en naranjas, pomelos, mandarinas, manzanas, kiwis, piña y pera, entre otras. Asimismo, existe una serie de alimentos ricos en vitaminas, minerales y nutrientes perfectos para combatir el cansancio y la falta de energía. 

Otro punto importante es que el otoño y el invierno son estaciones ideales para incorporar las verduras y legumbres en comidas más energéticas, calóricas y con mayor temperatura, como caldos, sopas, guisos, tortillas y verduras cocidas, que ayudan a enfrentar el frío.

Las frutas se deben consumir tres veces al día, las que por sus nutrientes ayudan a superar la falta de energía que a veces es una característica en este período del año. En cuanto a las legumbres, la recomendación es mantener y reforzar su ingesta, como mínimo dos veces por semana, ya que para esta época son especiales por su aporte calórico, contribuyendo al organismo con hierro y proteínas vegetales, además de fibra, lo que facilita la reducción del colesterol y favorece el funcionamiento intestinal. Asimismo, tienen minerales como calcio, potasio, magnesio y vitaminas del grupo B, aportando energía y ayudando al sistema nervioso.

En tanto, los meses de otoño son idóneos para consumir variedad de verduras de estación, como champiñones, berenjenas, zanahorias, puerros, cebollas, morrón, lechugas y todo tipo de coles, las cuales se distinguen por sus cualidades funcionales antioxidantes y antiinflamatorias; “estos dos efectos son esenciales para que los alimentos sirvan de ayuda al organismo para afrontar los resfriados, gripes e infecciones comunes en los cambios de estación.