El desafío de los Gobernadores Regionales

Los gobernadores regionales tendrán diversas tareas y desafíos, dentro de las cuales destacan la elaboración del presupuesto regional, formulación de políticas y programas de desarrollo en la región.

Jueves 26 de noviembre de 2020

El desafío de los Gobernadores Regionales
Escrito por

Angélica Basoalto, directora de Administración Pública, U. San Sebastián, sede De la Patagonia

Dentro de los diversos desafíos que se acercan para 2021, los ciclos electorales serán sin duda un tema que nos dará para comentar y reflexionar. Hasta un total de 5 procesos eleccionarios es lo que está calendarizado para el próximo año; entre presidenciales, constituyentes, alcaldes, senadores, diputados, concejales, consejeros regionales y, por primera vez, gobernadores tregionales.

Esta nueva figura reemplazará a los, hasta ahora, designados intendentes regionales, dando paso por primera vez a que exista un representante regional electo. Es así, como en abril del próximo año las regiones a lo largo de Chile podrán escoger al candidato que represente y presente un programa de gobierno enfocado en los territorios, con énfasis en los desafíos culturales, sociales, económicos, entre otros, que cada región de nuestro país posee.

Este candidato, además, deberá obtener el 40% de los votos como mínimo, lo que significa una alta representatividad en un proceso eleccionario. Esta nueva figura tendrá una duración de 4 años en el ejercicio de sus funciones, con la posibilidad de reelección por un solo periodo. Este dato es relevante ya que da freno a la alta rotación de intendentes regionales que ha existido.

Esta nueva figura reemplazará a los, hasta ahora, designados intendentes regionales, dando paso por primera vez a que exista un representante regional electo.

El gobernador regional tendrá diversas tareas y desafíos dada su figura de representatividad de los habitantes de la región, dentro de las cuales se pueden destacar la elaboración del presupuesto regional, formulación de políticas y programas de desarrollo en la región, lo cual podría ser materializado en la Estrategia Regional de Desarrollo (las cuales en su mayoría a nivel nacional se encuentran en rediseño y actualización). Su representatividad debiera además constituir espacios abiertos de comunicación y trabajo con la sociedad civil, dando paso así al fortalecimiento de las gobernanzas e instalando modelos de innovación en la participación ciudadana.

El nuevo gobernador regional no será la única figura que reemplace al intendente regional y que tenga como misión la de conducir el desarrollo integral de cada región, ya que, además, la Ley N° 20.990 que dispone las elecciones regionales, creó igualmente la figura del  Delegado Presidencial Regional, la cual a diferencia del gobernador regional, es designada por el Presidente de la Republica. Además será su representante natural e inmediato y actuará como un gobierno de interior en cada región. Su misión de cierta forma se traduce en una fiscalización de la labor de servicios públicos de su competencia en la región, como también del ordenamiento público y cumplimiento de la agenda presidencial en el territorio.

Diversos debates se han dado en torno a cómo funcionará esta mixtura de representatividad en cada región. Al respecto, solo queda suponer que deberá ser un trabajo mancomunado entre todos los actores, donde existan claras instancias de coordinación, colaboración y trabajo propositivo. Hoy en día son solo expectativas de lo que debiese ser, ya que estas relaciones políticas aún no se comienzan a desarrollar.