Médicos Especialistas en Chile

Los actuales estándares de acreditación son, sin lugar a dudas, un gran avance para garantizar la calidad de los diferentes programas de especialización médica y por ende también sus resultados objetivados en la calidad de los nuevos médicos especialistas formados. No obstante, estos criterios imponen también un nuevo escenario que no existía hace algunos años y que probablemente inciden directamente al requerir una mayor necesidad de recursos involucrados.

Lunes 23 de abril de 2018

Médicos Especialistas en Chile
Escrito por

Alejandro Caroca, decano (I) Facultad de Medicina y Ciencia, U. San Sebastián

Actualmente en Chile existe un importante déficit de médicos especialistas, tanto en el sistema público como en el privado, siendo mucho más acentuado en el primero. Diversos estudios han intentado evaluar la brecha actual, no existiendo un claro consenso en los resultados obtenidos, pero sí en que existe un déficit importante. A lo anterior es necesario agregar una reducida capacidad formadora de médicos especialistas a nivel nacional, sumados a ello, dificultades estructurales, legales y económicas que plantean la necesidad de planificar previsoramente el escenario futuro que enfrentará el país.

Por otro lado, es menester señalar que la reforma de salud en su garantía de calidad, exige la certificación de los médicos especialistas por parte de la Superintendencia de Salud e impone la obligación, para que los médicos especialistas puedan certificarse de forma automática, que las Universidades que los formaron, tengan acreditados sus respectivos programas académicos de postgrado.

Los actuales estándares de acreditación son, sin lugar a dudas, un gran avance para garantizar la calidad de los diferentes programas de especialización médica y por ende también sus resultados objetivados en la calidad de los nuevos médicos especialistas formados. No obstante lo anterior, los criterios de acreditación imponen también un nuevo escenario que no existía hace algunos años y que probablemente inciden directamente al requerir una mayor necesidad de recursos involucrados. Todo lo anteriormente señalado demandará un gran esfuerzo país enfocado en el ámbito de la especialización médica, tanto en aportes económicos, como en recursos humanos, académicos y de infraestructura, con la finalidad de vencer las barreras de entrada para el desarrollo de nuevos proyectos de formación de especialistas médicos.

Es necesario señalar que en los últimos años se ha realizado un gran esfuerzo a nivel gubernamental para obtener información fidedigna, respecto a la situación actual de los Médicos Especialistas y su proyección para los siguientes años, existiendo dos importantes estudios realizados en los últimos años. 

El primero de ellos se realizó en el año 2008, por parte del Gobierno de Chile en conjunto con el Banco Mundial, este fue el estudio de “Brechas de Oferta y Demanda de Médicos Especialistas en Chile”, el que actualizó la información respecto a la cantidad y modalidad de médicos especialistas, trabajando en el sistema público y privado de salud en el país, la formación de estos, sus incentivos y retención en el sistema público, identificando las principales áreas de intervención. Los datos más básicos arrojados por este trabajo, mencionaban que en el país existía un total de 29.996 médicos, con una proporción de 1 profesional por cada 553 habitantes. Cifras más actualizadas al año 2014, nos informan que existirían actualmente 36.000 médicos con un promedio de 1 profesional por cada 500 habitantes en zona más pobladas y de 1 profesional por cada 850 habitantes en los extremos del país.

Por otra parte, en relación al estudio realizado por el Banco Mundial, los datos más relevantes obtenidos, declaran que la brecha de Especialistas Médicos en el Sistema Público de salud sería de alrededor de 1568 cargos estructurales de 44 horas (Jornada completa) para el año 2016. 

Cabe destacar, que, si asumimos los datos aportados por el mismo estudio, en relación con el Sistema Público de Salud, este concentra el 42% de los Médicos Especialistas del país y el Sistema privado de Salud el 58%, con lo cual podríamos proyectar que la brecha país (sistema público-privado) de Médicos Especialistas para el año 2016, sería aproximadamente de 3,733 jornadas de 44 horas. (tablaNº1)

Tabla Nº 1 : Proyección Brecha Jornadas de 44 hrs. de Médicos Especialistas

Sistema Público y Privado de Salud Chileno - Estudio Banco Mundial 2008

 Imagen foto_00000002

Un segundo estudio fue realizado en el año 2014 por el Ministerio de Salud a través de sus respectivos Servicios de Salud. En este trabajo utilizó como metodología la estimación de necesidades que cada Servicio de Salud determinó, arrojando como resultado que la brecha actualizada de cargos de 44 horas de Médicos Especialistas era de 2.791 cargos en especialidades primarias y de 1004 cargos en especialidades derivadas. Este estudio permitió obtener tres aspectos principales; uno fue el actualizar la información recabada por el estudio del Banco Mundial realizado en el año 2008; el segundo apreciar que las estimaciones de demanda y oferta del trabajo del 2008 fueron subestimadas y tercero permitió obtener, con mayor precisión, las necesidades de cada Servicio de Salud.

Es preciso señalar que este estudio sólo se basó en las necesidades del Sistema Público de Salud, no recabando información de la situación del Sistema Privado. Por lo tanto, si nuevamente hacemos una proyección, basada en la distribución tradicional de las horas de especialistas médicos entre el Sistema de Salud Público (42%) y el sistema de Salud Privado (58%), podríamos calcular que la brecha de cargos médicos de 44 horas, alcanzará a un total de 3.854 cargos en especialidades primarias y de 1.386 cargos en especialidades derivadas (subespecialistas), lo que nos haría un total de brecha país especialidades médicas de 6.645 cargos (tabla Nª 2).

Tabla Nª 2: Proyección Brecha Jornadas de 44 hrs. de médico especialista

Sistema Público y Privado de Salud chileno

Imagen foto_00000001

A lo anteriormente señalado, es necesario agregar la inmigración de especialistas médicos a nuestro país, desde países vecinos, quienes actualmente, requieren solo rendir un examen de conocimientos ante una institución llamada Conacem y de aprobarlo, pueden certificarse sin problemas ante la Superintendencia de Salud. Esta situación, por un lado, puede colaborar en disminuir la brecha de especialistas médicos, pero debe tenerse muy en cuenta que también puede generar una distorsión respecto a la adecuada calidad de los profesionales, sosteniéndose actualmente, sólo en el esfuerzo evaluativo que haga Conacem.

Por último, independiente de la metodología empleada, todo hace pensar que la brecha de especialistas médicos ha sido persistentemente subestimada en los estudios previamente realizados, lo que sumado a las crecientes dificultades involucradas en la formación, nos hacen pensar en que este problema no tendrá una pronta solución, estableciéndose como uno de los grandes desafíos para los siguientes años, teniendo una relevante responsabilidad los gobiernos de turno, a través del Ministerio de Salud y por cierto la Universidades.