Un 75% de los usuarios de isapres mantuvo su contrato pese al alza de su plan de salud

Así lo revela una encuesta de IPSUSS U. San Sebastián, elaborada en marzo tras conocerse el caso de Masvida. Otro de los datos que arroja el estudio de opinión es que uno de cada 2 personas no puede cambiarse fácilmente de isapre porque tiene una enfermedad preexistente o por su edad.

Un 75% de los usuarios de isapres mantuvo su contrato pese al alza de su plan de salud
Escrito por María Graciela Opazo

Frente a la situación por la que atraviesa Masvida, el Instituto de Políticas Públicas en Salud (IPSUSS) de la U. San Sebastián, quiso conocer la percepción que tienen los usuarios del sistema isapre y de qué manera el caso de esta aseguradora ha impactado al sector privado de salud.

Al respecto, el 70% de los usuarios del sistema isapre asegura que le han subido o le han notificado de un aumento de su plan de salud en el último año y pese a ello 75% optó por mantener su contrato, calificando con nota 6,2 (de una escala de 1 a 10) la relación costo beneficio del servicio que obtienen.

La encuesta se aplicó en marzo a 299 personas mayores de 18 años afiliadas a las isapres de la Región Metropolitana.

El estudio de opinión arrojó también que uno de cada 2 personas no puede cambiarse fácilmente de isapre porque tiene una enfermedad preexistente o por su edad, situación que restringe su movilidad dentro del sistema.

Otro de los resultados reflejados en este sondeo fue que un 47% de los usuarios considera que gasta más en salud, además de lo que paga a la Isapre. De hecho, un 44% de los encuestados tiene un seguro complementario de salud.

Caso Masvida

Específicamente, con respecto al caso Masvida, aunque el numero de afiliados entrevistados es limitado, el 10% de los entrevistados señalan su intención de desafiliarse y un 33% menciona que lo está pensando. De éste universo, un 70% sostiene que lo haría por desconfianza de la capacidad financiera del seguro de salud.  

No obstante, un 87% de los entrevistados, sostiene que no se cambiaría si no existiera el problema por el que atraviesa Masvida.

Sobre el futuro de la compañía, un 43% de los usuarios a la isapre estima que será vendida a otros inversionistas, 23% cree que se fusionará con otra isapre y sólo un 17% estima que se recuperará de esta situación.

Al respecto, el director de IPSUSS, Manuel José Irarrázaval, indicó que “esta situación es una consecuencia lamentable, pero predecible, de no enfrentar oportuna y seriamente las obvias fallas del conjunto del sistema de salud del país. El foco actual está en el sistema privado, que afecta al 20%-25% de la población, pero no debe olvidarse que el otro 75%, el que dispone de menos recursos, enfrenta también una situación muy insatisfactoria, con largas listas de espera, inadecuado acceso a especialistas y un enorme déficit de infraestructura”.

Por su parte, el director del Centro de Estudios de la U. San Sebastián, Fabián Riquelme, indicó que “el seguro de Salud privado de Chile atraviesa por un momento muy complejo. Hasta ahora, se ha dejado al mercado de la Salud que regule la relación entre afiliado-isapre, isapre-prestador y paciente-prestador. Urge un análisis profundo y sincero de los costos reales de las prestaciones de salud y cómo financiarlos de la manera más justa, transparente y confiable posible, que permita que a futuro encontremos usuarios más satisfechos, Isapres financieramente sanas y prestadores que entreguen el servicio de calidad que los chilenos merecemos”.

Los resultados de esta encuesta se presentarán en el coloquio Las Lecciones de Masvida, donde participarán como panelistas el diputado e integrante de la Comisión de Salud de la Cámara, Javier Macaya; el ex presidente de Colmena, Gonzalo de La Carrera, la directora ejecutiva de Altura Management, Victoria Beaumont y el director de IPSUSS, Manuel José Irarrázaval.

En la oportunidad, se analizará la situación por la que atraviesa la industria aseguradora privada.

Una reforma frustrada

Cabe recordar que en 2010 el Tribunal Constitucional hizo el primer llamado de atención al sistema isapre, tras dictaminar la ilegalidad del uso de la tabla de factores de riesgo (instrumento utilizado por las isapres para calcular el valor de la prima de los planes de salud). Situación que originó la discusión sobre la necesidad de una reforma al sistema privado.

Tras este dictamen, se generaron dos comisiones presidenciales con distintos expertos para evaluar cuáles son los cambios que se deberían realizar al sistema. En el 2013, se presentó un proyecto de ley que creaba un plan garantizado de salud con un precio universal, eliminaba las preexistencias y creaba un IPC de la Salud. Sin embargo, esa iniciativa no prosperó por falta de acuerdo político en el parlamento.

En el 2014 se generó una tercera comisión presidencial, tras la cual el actual gobierno anunció el envío de un nuevo proyecto de ley al Congreso, iniciativa que nuevamente se congeló.