Suecia es el primer país del mundo en conseguir el objetivo de control del VIH para 2020

El país escandinavo es el primero en haber alcanzado la meta de ONU SIDA: 90% de las personas con VIH del país han sido diagnosticadas, al menos el 90% de las que han sido diagnosticadas se encuentran bajo tratamiento y al menos el 90% de ellas tienen una carga viral indetectable.

Suecia es el primer país del mundo en conseguir el objetivo de control del VIH para 2020
Escrito por Agencias

Suecia es el primer país del mundo en haber alcanzado el objetivo 90-90-90 de ONU SIDA para 2020, ya que se estima que el 90% de las personas con VIH de esa nacións han sido diagnosticadas, al menos el 90% de las que han sido diagnosticadas se encuentran bajo tratamiento y al menos el 90% de ellas tienen una carga viral indetectable.

Así lo dio a conocer un estudio publicado por investigadores suecos en la revista HIV Medicine, convirtiendo así al país nórdico en el pionero en alcanzar el objetivo establecido por el Programa Conjunto de las Naciones Unidas para el Sida (Onusida)  y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La conclusión se dio tras haber revisado los datos recopilados a escala nacional para determinar el progreso del país en la consecución del objetivo 90-90-90. La información sobre los pacientes en la atención clínica se obtuvo de estudio de cohorte sueco InfCare HIV.

A finales de 2015, 6.605 de los 6.946 (95,1%) de los pacientes incluidos en la cohorte InfCare HIV estaban recibiendo tratamiento antirretroviralUn total de 6.395 pacientes habían estado tomando tratamiento antirretroviral durante, como mínimo, seis meses y un 94,7% de estas personas había alcanzado la indetectabilidad viral. El porcentaje se elevó a 98 por ciento cuando se utilizó el umbral de las 200 copias/mL para la indetectabilidad viral.

Conocer estos datos fue posible gracias a que todos los nuevos diagnósticos de VIH son notificados a la Agencia de Salud Pública tanto por los laboratorios clínicos como por los médicos especialistas.

Con el fin de estimar la vinculación con la atención especializada, los investigadores examinaron todos los nuevos diagnósticos de VIH notificados en 2014. Los investigadores pudieron comprobar que de entre los 471 casos notificados, 469 habían sido derivados a la atención especializada lo que supone un 99.8 por ciento de los nuevos diagnósticos de VIH notificados en 2014.

Respecto a la retención de los pacientes en el seguimiento clínico, los investigadores revisaron los historiales de los 661 pacientes que habían sido dados de alta en la atención especializada en 2013 y 2014. A finales de 2015, 612 de estos pacientes todavía continuaban en la atención médica. El análisis de los 49 pacientes que habían abandonado aparentemente el seguimiento médico reveló que 29 se habían trasladado al extranjero; 11 habían fallecido; y nueve  fueron pérdidas del seguimiento. A otros nueve pacientes no se les había realizado controles de laboratorio los nueves meses previos por lo que se les consideró también pérdidas de seguimiento. Por consiguiente, 603 de 621 pacientes (97.1 por ciento) fueron derivados y retenidos en la atención clínica.  

En sus conclusiones, los investigadores señalan que el objetivo 90-90-90 de Onusida y la OMS dirigido a que 73 por ciento del total de personas con el VIH alcancen la indetectabilidad viral se ha logrado en Suecia (90-95-94). Esto significa que, del total de personas con el VIH en Suecia, un 90 por ciento ha sido diagnosticado; un 83 por ciento está tomando tratamiento antirretroviral, y un 78 por ciento tiene la carga viral indetectable.

Con todo, consideraron que no deberían contentarse con estos buenos resultados sino que deberían continuar mejorando las estrategias de prevención e incrementar sus esfuerzos por diagnosticar a todas aquellas personas que tienen el VIH y no lo saben.

Según los investigadores, entre los factores clave que han facilitado la consecución del objetivo de Onusida y la OMS, figuran el reducido tamaño de la epidemia en Suecia; la legislación sueca que obliga a médicos y laboratorios a notificar los nuevos diagnósticos, y a los pacientes a no abandonar el seguimiento médico; la derivación a centros de atención especializada con equipos multidisciplinares; el acceso gratuito al tratamiento; el elevado nivel de seguimiento de los profesionales sanitarios a las guías clínicas nacionales que, desde 2014, recomiendan el tratamiento antirretroviral a todos los pacientes.