Prevalencia en consumo de marihuana "en el último mes" sube de 6,8% a 8,7% entre 2014-2016

Según el Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (Senda), “por segundo estudio consecutivo, estos son los mayores valores reportados en toda la serie y en ambos casos representan un aumento significativo respecto al estudio anterior”.

Martes 24 de abril de 2018

Prevalencia en consumo de marihuana "en el último mes" sube de 6,8% a 8,7% entre 2014-2016
Escrito por Oscar Galaz

Un aumento “significativo” en la prevalencia de “consumo en el último mes” de marihuana registró el XII Estudio Nacional de Drogas en Población General de Chile 2016, del Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (Senda).

Según el informe, la prevalencia varió 1,9 puntos porcentuales respecto al estudio anterior (2014) pasando de 6,8% a 8,7% de los encuestados. “Por segundo estudio consecutivo, estos son los mayores valores reportados en toda la serie y en ambos casos representan un aumento significativo respecto al estudio anterior. Este aumento significativo se observa por tercer estudio consecutivo en ambas prevalencias”, indicó.

Imagen foto_00000003

La medida principal que emplea Senda para caracterizar el uso de marihuana en Chile es el “consumo en el último año”, cuyo resultado en 2016 vuelve a mostrar un aumento significativo respecto del estudio anterior, llegando a 14,5%, la cifra más alta de toda la serie. Al desagregar los resultados por sexo, se observan aumentos significativos en el consumo tanto en hombres como en mujeres. En el caso de hombres, la prevalencia de consumo en el “último año” aumenta de 14,6% en 2014 a 18,4% en 2016, mientras que en mujeres la prevalencia llega en 2016 a 10,6% respecto a 8,1% en 2014. La brecha observada entre hombres y mujeres en 2016 es estadísticamente significativa.

Respecto al uso de cocaína en el país, el estudio mostró una “estabilización respecto a lo observado en el estudio anterior. La prevalencia de “consumo alguna vez en la vida” se encuentra en 5,9%, deteniendo el aumento en la prevalencia observada desde 2012. Por otro lado, la prevalencia de “consumo durante los últimos 30 días” no muestra cambios significativos respecto a lo observado en 2014, volviendo a los niveles de 2012 con 0,4%”, precisó Senda.

Imagen foto_00000004

En tanto, en el consumo de pasta base y luego del aumento significativo en la prevalencia de “consumo de alguna vez en la vida” en el estudio 2014, “se observa una disminución de este indicador de 0,3 punto porcentual llegando a 2,2% en 2016, diferencia que no es estadísticamente significativa. La magnitud del consumo de pasta base desde 2010 se encuentra por debajo de los valores registrados durante la década pasada (en 2012 anotó la menor tasa de la serie con 1,9%). De igual manera, las prevalencias de último año y mes tampoco muestran cambios significativos respecto al estudio anterior”, acotó el organismo.

Imagen foto_00000005

En consumo de alcohol, los resultados en la población general muestran una estabilización relativa para las tres medidas de referencia, “con un cambio de nivel respecto a la medición de 2014. La prevalencia de “consumo alguna vez en la vida” varía de 79,1% en 2014 a 79,9% en 2016; la de “consumo durante los últimos 12 meses” llega a 63,9%, 0,5 puntos porcentuales mayor a 2014; mientras que el “consumo en el último mes” baja de 48,9% a 46,0%. A diferencia de lo que ocurrió en el estudio anterior (aumentos significativos respecto a 2012), en esta versión no se observan variaciones estadísticamente significativas respecto a 2014 en las medidas “alguna vez en la vida” y “último año”.

Imagen foto_00000002

Por su parte, respecto al consumo de bebidas energéticas, “el consumo en el país viene creciendo sistemáticamente desde 2010 y en la última versión del estudio se registraron aumentos significativos en las tres medidas reportadas. La prevalencia de consumo “alguna vez en la vida” en 2016 es 47,8%, la de “último año” llegó a 29,7% y la de “último mes” está en 13,1%. Las tres prevalencias mostraron variaciones respecto a 2014, pero no son estadísticamente significativas. SENDA aplica desde 2012 un set de preguntas para pesquisar el consumo de bebidas energéticas combinadas con bebidas alcohólicas. De igual manera que el uso de bebidas energéticas, su uso combinado con alcohol no muestra variaciones estadísticamente significativas en las tres medidas reportadas respecto a 2014. La prevalencia “alguna vez en la vida” está en 13,8%, “último año” en 7,9% y “último mes” en 2,7% para esta versión de la encuesta”. 

Imagen foto_00000001

Tabaco

En relación al consumo de tabaco y cigarrillos electrónicos, el estudio Senda indica que “las prevalencias de uso de tabaco en población general reflejan estabilización en las cuatro medidas de consumo reportadas en el presente informe, por cuanto las diferencias observadas a nivel nacional no son estadísticamente significativas respecto al estudio anterior. La prevalencia de consumo “alguna vez en la vida” baja 0,3 punto porcentual, llegando a 64,1% en 2016”. 

Imagen foto_00000007

Destaca también que los resultados de 2016 “confirman lo observado en la medición anterior, por cuanto las declaraciones sobre uso diario de tabaco permanecieron estables respecto a 2014 y 2012 (22,7% en 2014 a 21,2% en 2016), deteniéndose así la tendencia a la baja observada entre 2002 y 2012. La desagregación por sexo revela un descenso significativo de 2,5 puntos porcentuales en la prevalencia de consumo diario en mujeres en relación a 2014. La brecha observada por sexo en 2016 es estadísticamente significativa: 22,7% en hombres frente a 19,7% en mujeres”.

Por tramos de edad,  “se observa una relativa estabilización en la prevalencia diaria de tabaco. A pesar de lo anterior, se aprecia un descenso significativo en adolescentes respecto a 2014 al bajar de 8,4% a 5,5%. De igual manera que en la medición anterior, se mantiene el hecho de que las prevalencias de consumo de jóvenes y adolescentes son significativamente menores a las reportadas en el resto de la población general”, precisó.

Al desagregar por nivel socioeconómico, se muestra que la prevalencia de consumo “diario” de tabaco en el nivel socio económico bajo (26,5%) es significativamente mayor que la reportada en el medio (20,6%) y alto (19,2%). No se registran variaciones estadísticamente significativas respecto a 2014 por nivel socioeconómico.

Prevalencias de Otras Drogas

El instrumento de población general también pesquisa el uso de drogas menos frecuentes, con prevalencias de último año generalmente cercanas al error muestral del estudio. “Los resultados de 2014 mostraron una estabilidad en la gran mayoría de las prevalencias de consumo de “último año”, con la salvedad del grupo de analgésicos sin receta médica”, indicó el organismo.

Imagen foto_00000006

En 2016 “tampoco se aprecian aumentos significativos para la gran mayoría de las drogas presentadas: la prevalencia “alguna vez en la vida” de tranquilizantes sin receta médica aumenta 0,3 punto llegando a 4,2% siguiendo una tendencia ascendente desde la importante baja de 2010; mientras que la otra tasa más alta es la de analgésicos sin receta médica que llegan a 2,3%, con una variación no significativa respecto a 2014. La salvedad del listado presentado es el aumento estadísticamente significativo de 1,0 punto porcentual en la prevalencia de marihuana sintética. En 2014, y en virtud del compromiso de monitorear nuevas sustancias psicoactivas, SENDA incorporó a la marihuana sintética (spice, K2) en el módulo de Otras Drogas del instrumento.