Presentan Propuestas para una Reforma Integral al Financiamiento de la Salud en Chile

El Colegio Médico de Chile y la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Chile, lanzaron un programa que buscan dar propuestas con miras a “avanzar a la cobertura universal de salud, asegurando un acceso equitativo y oportuno a prestaciones de salud de calidad para toda la población”, sostuvieron.

Miércoles 9 de mayo de 2018

Presentan Propuestas para una Reforma Integral al Financiamiento de la Salud en Chile
Escrito por Oscar Galaz

El Colegio Médico de Chile, junto a la Escuela de Salud Pública Salvador Allende de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, presentó las Propuestas para una Reforma Integral al Financiamiento de la Salud en Chile.

La propuesta tiene como eje central el fortalecimiento del Seguro Público de salud, “garantizando una institucionalidad robusta y moderna que pueda dar respuesta a las crecientes expectativas de la población en términos de calidad y ac­ceso equitativo”, dice el documento.

Asimismo, la propuesta contempla la implementación de medidas que lleven al establecimiento de un Seguro Nacional de Salud, “lo cual permitirá terminar con la fragmentación de los sistemas, y propenderá a la desaparición de la segmen­tación de la población entre los diversos esquemas de aseguramiento que no se integran”, comentaron.

A su vez- añade el texto- permitirá que el Seguro Nacional de Salud “actúe como pagador único, lo que nos parece central en la reorganización del sistema, ya que permite avanzar decididamente en el aumento de la equidad, tanto en el acceso a la atención, como en los resultados sanitarios; el aumento de la eficiencia financiera en el sistema; el aumento de la eficiencia social de las intervenciones sanitarias; y la mejoría de la calidad de atención”.

El documento define cuatro puntos para avanzar:

1. Universalización y unificación de los diversos esquemas de aseguramiento existente (FONASA, ISAPRE, FFAA, Se­guros sociales contra accidentes del trabajo y enfermedades profesionales) en un único esquema de seguro, el cual modernice sus procesos y tenga un sistema de afiliación automática para todas las personas del territorio nacional.

2. Unificación de todas las fuentes de financiamiento de la atención de la seguridad social en salud, incluidos aportes fiscales, las cotizaciones de los trabajadores y las cotizaciones de empleadores para el seguro de accidentes del trabajo y enfermedades profesionales.

3. Creación de un Plan de Salud Universal que cubra a todas y todos los afiliados del seguro, tenga una cobertura inte­gral de prestaciones (incluidas promoción, prevención, curación y rehabilitación), y que contemple de forma amplia las prestaciones de salud, excluyendo sólo a aquellas que no tengan un resultado o eficacia demostrada y aquellas que no se consideren fundamentales para mejorar la salud (ej: atenciones de medicina estéticas). Este Plan de Salud Universal dará mayor protección financiera, con especial énfasis en la cobertura de medicamentos, incluirá plazos de atención, y altos estándares de calidad.

4. Transformación de los seguros privados (ISAPRE), abandonando el rol sustitutivo que tienen actualmente, para transformarse en seguros de segundo piso con un rol complementario o suplementario de carácter voluntario, con regulaciones que protejan a las personas de prácticas discriminatorias. 

Mensajes claves del documento

• El sistema de salud en Chile tiene un financiamiento crónicamente insuficiente, con una estructura basada en un bajo gasto público y un alto gasto de bolsillo al compararlo con otros países de la OCDE. Esto afecta particularmen­te a la población adscrita al seguro público.

• FONASA funciona como un seguro solidario, que mancomuna las cotizaciones de carácter progresivo de sus afiliados. Por otro lado, las ISAPRE funcionan bajo el principio de seguro individual, sin existir una mancomunación de las cotizaciones tanto entre las ISAPRE como con el seguro público.

• El sector ISAPRE, al seleccionar por riesgo a sus afiliados, afecta el financiamiento de FONASA. Por un lado, FONASA concentra a la población con mayor morbilidad y mayores necesidades sociales. Por otro, existe una mi­gración importante desde ISAPRE a FONASA durante la adultez tardía o enfermedad, por lo que el fondo público recibe una población con gran carga de enfermedad, que durante sus años más sanos entregó sus cotizaciones a las ISAPRE. Estas condiciones generan un financiamiento poco equitativo entre el seguro público y los privados.

• La legitimidad del sistema ISAPRE se encuentra en entredicho: la creciente judicialización por las alzas unilatera­les de precios de los planes, el fallo del tribunal constitucional, la cautividad de los afiliados, la integración vertical entre aseguradores y prestadores, la discriminación, entre otras explican esta crisis legitimidad.

• Las propuestas de una reforma parcial al sistema de salud ponen el foco en mejorar el acceso de quienes menos necesidades de salud tienen (ISAPRE), postergando con ello las soluciones a la población de FONASA que objeti­vamente tiene problemas mucho más acuciantes.

• El eje central de una propuesta integral debe estar en el fortalecimiento del Seguro Público de salud, garantizando una institucionalidad robusta y moderna que pueda dar respuesta a las crecientes expectativas de la población en términos de calidad y acceso equitativo. Para alcanzar este propósito es esencial una modernización de la gober­nanza del Seguro público, un aumento de su presupuesto vía impuestos generales, y la implementación de adecua­dos procesos de gestión y mecanismos de compra a proveedores.

• La propuesta contempla la implementación de un Seguro Nacional de Salud, que permitirá terminar con la frag­mentación de los sistemas, propendiendo a la desaparición de la segmentación de la población.

• El Seguro Nacional actuará como pagador único, permitiendo avanzar decididamente en el aumento de la equi­dad, tanto en el acceso a la atención, como en los resultados sanitarios; aumentando la eficiencia financiera en el sistema; la eficiencia social de las intervenciones sanitarias y mejorando la calidad de la atención.

• Se definen cuatro medidas fundamentales para avanzar hacia el Seguro Nacional:

- Universalización de los diversos esquemas de aseguramiento existente (FONASA, ISAPRE, FFAA, seguros

sociales contra accidentes del trabajo y enfermedades profesionales) en un único esquema de seguro.

- Unificación de todas las fuentes de financiamiento de la atención de la seguridad social en salud.

- Creación de un Plan de Salud Universal que cubra a todas y todos los afiliados del seguro, con cobertura integral de prestaciones.

- Transformación de los seguros privados (ISAPRE) en seguros de segundo piso con un rol complementario o suplementario de carácter voluntario.