¿Por qué demos cuidar los huesos?

Resulta importante preocuparse durante la niñez de una alimentación rica en calcio. Al no tener un depósito adecuado de calcio en los huesos, esto afectará la calidad ósea.

Martes 14 de mayo de 2019

¿Por qué demos cuidar los huesos?
Escrito por Kirsten Bauer, docente Carrera de Tecnología Médica U. San Sebastián, sede De la Patagonia

La osteoporosis es una enfermedad ósea que se caracteriza por una disminución de la densidad del tejido óseo, la cual tiene como consecuencia una fragilidad exagerada de los huesos, la que nos puede conllevar posteriormente a una fractura.

De acuerdo a un estudio realizado por la carrera de Tecnología Médica de la Universidad San Sebastiánen conjunto con el Cesfam de Frutillar en el Centro de Medicina Nuclear de la comuna lacustre, se comprobó que un 40% de la población estudiada (mujeres y hombres de 45 a 70 años sometidos a un screening de densitometría ósea) tiene osteoporosis.

Datos locales como los ya mencionados son de preocupación y nos impulsan –como profesionales de la salud– a educar a la población para promover el cuidado de nuestra estructura ósea.

En efecto, es de amplio conocimiento de que la población acumula calcio hasta los 20 años. Por ende, resulta importante preocuparse durante la niñez de una alimentación rica en calcio. Al no tener un depósito adecuado de calcio, esto se verá afectado en la calidad ósea.

Tanto hombres como mujeres pueden padecer de osteoporosis, siendo estas últimas quienes más presentan esta condición. Esto se explica porque la mujer pierde mucho calcio durante el embarazo y lactancia, lo que incluso se acelera durante la menopausia. El desequilibrio hormonal provoca una pérdida mayor. La falta estrogénica en las mujeres, como también la falta de testosterona en los hombres, pueden ser unas de las tantas causas.

Adicional a ello, otros factores como la anorexia, el hiperparatiroidismo, el alcohol, el tabaco, la vida sedentaria, la falta de vitamina D y otros influyen también en la disminución de calcio en nuestro organismo.

Conocer el estado de nuestra estructura ósea es muy importante para nuestra calidad de vida. Por eso se recomienda el examen de densitometría ósea, una prueba indolora, no invasiva y que no requiere ninguna preparación. Una única contraindicación sería realizar este examen durante el embarazo, pues la paciente es sometida a una dosis de Rayos X, a pesar de que es mínima.

Los resultados del estudio de la calidad de nuestros huesos se obtienen gracias a la densitometría, donde el densitómetro compara la energía emitida bajo el paciente con la energía recibida en un detector del equipo, considerando que el calcio es un mineral que absorbe la radiación. Por lo tanto, si el lector recibe un alto nivel de energía, se deduce que los huesos tienen una baja concentración de calcio. El llamado es a prevenir y realizarse este estudio preventivo para conocer el verdadero estado del metabolismo óseo y evitar, por ejemplo, una osteoporosis.