OMS: 1 de cada 10 productos médicos es falsificado o de calidad deficiente

Así lo señala el informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS). "Sistema Mundial de Vigilancia y Monitoreo para productos médicos de calidad inferior y falsificados". Reporte advierte que el riesgo es que pueden causar enfermedades graves o incluso la muerte.

Martes 28 de noviembre de 2017

OMS: 1 de cada 10 productos médicos es falsificado o de calidad deficiente
Uno de cada 10 productos médicos que se comercializan en los países es falsificado o de calidad inferior y por lo tanto no logran los efectos terapéuticos esperados, según señala un reporte de la Organización Mundial de la Salud  (OMS).
El informe titulado "Sistema Mundial de Vigilancia y Monitoreo de la OMS para productos médicos de calidad inferior y falsificados", advierte que el riesgo de esta situación no sólo implica una pérdida de dinero para las personas y los sistemas de salud que adquieren estos productos, sino que pueden causar enfermedades graves o incluso la muerte.
"Las medicinas subestándar y falsificadas afectan particularmente a las comunidades más vulnerables", indicó Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS.
"Imagínese a una madre que deja de comer u otras necesidades básicas para pagar el tratamiento de su hijo, sin saber que los medicamentos son de calidad inferior o falsificados, y luego ese tratamiento causa la muerte de su hijo. Esto es inaceptable. Los países han acordado medidas a nivel mundial; es hora de traducirlas en acciones tangibles ", agregó.
Según señala la OMS, desde 2013 ha recibido 1.500 informes de casos de productos como los descritos. La mayoría de ellos son medicamentos antipalúdicos y antibióticos, pero también se mencionan tratamientos contra el cáncer y de anticoncepción. "No se limitan a medicamentos de alto valor o nombres de marcas conocidas y se dividen casi de manera homogénea entre productos genéricos y patentados", describe el informe.
"Los medicamentos subestándar o falsificados no solo tienen un impacto trágico en los pacientes individuales y sus familias, sino que también son una amenaza para la resistencia a los antimicrobianos, lo que se suma a la tendencia preocupante de que los medicamentos pierdan su poder de tratar", mencionó Mariângela Simão, subdirectora general de Acceso a Medicamentos, Vacunas y Productos Farmacéuticos de la OMS.