Percepción del sistema de salud logra nota 4,8 entre los chilenos

La cifra es levemente superior a la obtenida el año 2014 cuando llegó a 4,5% informó la Superintendencia de Salud. Respecto al por qué de la mejora, la institución indicó que se debe a que los chilenos “estamos viendo el impacto de la Ley Ricarte Soto, el Fondo de Farmacias y el programa de vacunas, que al final terminan generando una sensación de mayor protección”.

Percepción del sistema de salud logra nota 4,8 entre los chilenos
Escrito por Oscar G. Galaz

Una mejora en cómo los chilenos ven el sistema de salud arrojó un estudio de la Superintendencia de Salud, obteniendo nota 4,8 promedio, una leve alza respecto a la evaluación de 2014, cuando la calificaron con un 4,5. Respecto a los seguros de salud, la sensación de protección llegó 5,3 lo que implica un aumento de seis décimas con el año anterior.

En la evaluación se midió el funcionamiento de distintas instituciones como Fonasa, Isapres, el plan Auge, consultas, médicos, conocimiento de sus beneficios, prestadores de salud (clínicas y hospitales), entre otros aspectos.

Según el estudio, el 53% de los encuestados considera que el sistema tiene cosas buenas, aunque necesita cambios. Un 37%, en tanto, apuesta a que debe reconstruirse en su totalidad.

Para el superintendente de Salud, Sebastián Pavlovic, la mejor impresión que los chilenos tienen respecto al sistema de salud en su conjunto se deba a que “estamos viendo el impacto de la Ley Ricarte Soto, el Fondo de Farmacias y el programa de vacunas, que al final terminan generando una sensación de mayor protección”.

El estudio también destacó que los usuarios de Fonasa evaluaron positivamente que la atención sea gratuita para las personas que no tienen cómo pagar, pero califican negativamente la falta de especialistas. Al contrario, los usuarios de Isapres valoran la alta variedad de especialistas, pero consideran como un punto negativo el alza de precio de los planes.

“En el sector público falta resolver la brecha de consultas por especialidad, que es concebido como algo necesario por los usuarios y, en el caso privado, sin duda lo que tiene que ver con la transparencia y control de los costos de los planes”, precisó el superintendente.

Para el director del Instituto de Políticas Públicas en Salud (IPSUSS) de la Universidad San Sebastián, Manuel José Irarrázaval, el 4,8 hay que tomarlo con “cautela, pero de todas formas es una buena noticia”.

Precisa que el detalle en el funcionamiento de cada institución es la mejor radiografía que se puede hacer “porque la Ley Ricarte Soto, por ejemplo, que lleva poco tiempo de implementación es poco lo que puede decir del promedio final. Analizar por instituciones deja más claro que tan buena o no es ésta nota”.

Destaca sí el doctor el que “el 53% de los encuestados considera que el sistema tiene cosas buenas pero necesita cambios para que funcione mejor y 37% cree que debe reconstruirse por completo. Esto es una muy buena noticia dado que la consideración de las encuestas en general del sector salud sale como uno de los elementos más desfavorables en la población, pero igual acá se ve que se le ven cosas buenas. Esto es una señal de que podemos mejorar y no desechar todo”.

Irarrázaval también apunta a la nota Auge. “Esta es una experiencia que está tirando para arriba, ya que le ponen nota 5,4, mejor que el 4,8 promedio. Eso es buena noticia”, acotó.