Investigación estudia vínculo entre depresión e inflamación

Proyecto de la Dra. Karina Oyarce, de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad San Sebastián, se enfoca en evaluar el rol de un tipo de célula inmune, el linfocito T regulador, en un modelo de depresión.

Jueves 19 de noviembre de 2020

Investigación estudia vínculo entre depresión e inflamación

Cerca de 300 millones de personas en el mundo padecen algún tipo de depresión, según la Organización Mundial de la Salud (OMS 2019). Se trata de un trastorno mental de origen multifactorial y que es considerado la principal causa de discapacidad global. Lamentablemente, puede tener como desenlace el suicidio y afecta indistintamente a hombres y mujeres en cualquier etapa del ciclo vital.

La dramática realidad probablemente empeorará a raíz de la pandemia por Covid-19, debido al estrés del confinamiento, al temor a enfermar y la incertidumbre respecto del futuro.

Investigaciones recientes muestran que algunas personas que padecen depresión o que han estado sometidas a altos niveles de estrés presentan una desregulación del sistema inmunológico que se manifiesta con un estado inflamatorio moderado.

La investigadora de la Universidad San SebastiánKarina Oyarce Merino, doctora en Ciencias Biológicas, área Biología Celular y Molecular, explica que este desbalance se caracteriza por un incremento en la producción de citoquinas pro-inflamatorias, tanto a nivel sistémico como a nivel cerebral, el cual se ha visto asociado al desarrollo no solo de depresión, sino de diversas patologías neuropsiquiátricas.

En ese contexto, “una mejor comprensión acerca de cómo se produce este proceso inflamatorio y cómo podemos regularlo, podría mejorar el diagnóstico y encontrar mejores tratamientos para estas patologías”, indica la investigadora de la Facultad de Ciencias de la Salud, Sede Concepción.

Proyecto

Desde fines del año 2019, la académica desarrolla el Proyecto Fondecyt 11190914: Immunomodulatory effect of vitamin D-treated Tregs on peripheral and central inflammation, on murine models of depression.

Su línea de investigación se enfoca en evaluar el rol de un tipo de célula inmune, el linfocito T regulador, en un modelo de depresión. “Esta célula tiene la capacidad de inhibir la proliferación de células inmunes pro-inflamatorias, y juega un papel clave en la resolución de procesos inflamatorios, y con ello en la mantención del equilibrio inmunológico”.

Su investigación se centra en determinar cambios en la frecuencia y función de linfocitos T reguladores en un contexto patológico de depresión, evaluando además el efecto terapéutico que éstos podrían tener sobre la activación de la célula inmune cerebral denominada microglía, cuyo estado permanente de activación se asocia a una alteración en el correcto funcionamiento del cerebro. La investigadora indica que la finalidad es estudiar la capacidad de las células T reguladoras de modular la inflamación sistémica-cerebral y controlar la sintomatología depresiva que puede observarse en modelos de estrés crónico.