Informe OMS/ Banco Mundial 2017: La mitad del mundo carece de accesos esenciales a servicios de salud

Según el reporte, otro tema relevante es que unos 800 millones de personas dedican al menos un 10% del presupuesto familiar a subvenir a los gastos de salud de los progenitores o de un hijo u otro pariente enfermo. Para casi 100 millones de personas, estos gastos son lo bastante elevados como para abocarlas a la extrema pobreza.

Miércoles 13 de diciembre de 2017

Informe OMS/ Banco Mundial 2017: La mitad del mundo carece de accesos esenciales a servicios de salud
Escrito por OMS

Al menos la mitad de la población mundial está privada de los servicios esenciales de salud, constató un nuevo Informe Mundial de Seguimiento de la Cobertura Sanitaria Universal 2017 (Tracking Universal Health Coverage: 2017 Global Monitoring Report) del Banco Mundial (BM) y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Asimismo, el documento precisa que cada año hay un gran número de familias que se ven sumidas en la pobreza porque no pueden pagar de su propio bolsillo la atención sanitaria.

En la actualidad, 800 millones de personas dedican al menos un 10 % del presupuesto familiar a subvenir a los gastos de salud de los progenitores o de un hijo u otro pariente enfermo. Para casi 100 millones de personas, estos gastos son lo bastante elevados como para abocarlas a la extrema pobreza, forzándolas a sobrevivir con apenas US$1,9 o incluso menos al día.

Según el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, “sesulta totalmente inaceptable que la mitad del mundo aún carezca de cobertura para servicios de salud que son absolutamente esenciales”. Agregó que “pero no se trata de una fatalidad: existe una solución llamada 'cobertura sanitaria universal', gracias a la cual toda persona puede recibir los servicios de salud que necesite, cuando y donde los necesite, sin que ello le suponga un quebranto económico”.

Por su parte, el presidente del Banco Mundial, Dr. Jim Yong Kim, indicó que “el informe deja claro que si de verdad nos fijamos por objetivo no solo obtener mejores resultados sanitarios, sino también acabar con la pobreza, urge que redoblemos esfuerzos en materia de cobertura sanitaria universal”, al tiempo de añadir que “invertir en salud, y más en general invertir en las personas, es crucial para generar capital humano y lograr un crecimiento sostenible e inclusivo. Pero el sistema está averiado: debemos reorientar por completo nuestra manera de movilizar recursos para la salud y el capital humano, sobre todo a escala nacional. Estamos trabajando en muchos frentes para ayudar a los países a gasta más y más eficazmente en las personas y a progresar en mayor medida hacia la cobertura sanitaria universal”.

Pero también hay buenas noticias: el informe demuestra que en el siglo XXI ha aumentado el número de personas que pueden obtener determinados servicios básicos de salud, como los de inmunización y planificación familiar, así como tratamiento antirretrovírico contra el VIH y mosquiteros tratados con insecticidas para prevenir el paludismo. Además, el número de personas que caen en la extrema pobreza es ahora menor que en el cambio de siglo.

La progresión, sin embargo, es muy desigual.

En el África subsahariana y Asia meridional existen grandes carencias en cuanto a los servicios disponibles. En otras regiones, cada vez se ofrecen más servicios básicos de atención sanitaria como los de planificación familiar o inmunización infantil, pero, dada la falta de protección económica, ello entraña crecientes dificultades económicas para las familias, que deben pagar esos servicios de su propio bolsillo. Este problema se da incluso en regiones más prósperas como Asia oriental, América Latina o Europa, donde cada vez más personas dedican al menos un 10% del presupuesto familiar a gastos de salud que pagan de su propio bolsillo. 

La desigualdad en los servicios de salud se observa no solo entre países, sino también dentro de ellos: los promedios nacionales pueden ocultar una escasa cobertura de servicios de salud para los grupos desfavorecidos de la población. En países de renta baja o media, por ejemplo, solo un 17% de las madres y niños de la quinta parte más pobre de las familias se beneficiaron de un mínimo de seis o siete intervenciones básicas de salud maternoinfantil, por un 74% de la quinta parte más rica de las familias.

El examen del informe es uno de los puntos destacados del foro mundial sobre cobertura sanitaria universal 2017 que se celebra actualmente en Tokyo (Japón). Este foro, convocado por el Gobierno del Japón, que es uno de los principales valedores de la cobertura sanitaria universal a escala nacional e internacional, está copatrocinado por el Organismo Japonés de Cooperación Internacional, UHC2030 (principal movimiento mundial en defensa de la cobertura sanitaria universal), el UNICEF, el Banco Mundial y la OMS. Asistirán a él el Primer Ministro del Japón, Sr. Shinzo Abe, el Secretario General de las Naciones Unidas, el Sr. Antonio Guterres, el Presidente del Banco Mundial, el Sr. Kim, el Director General de la OMS, el Dr. Tedros, y el Director Ejecutivo del UNICEF, el Sr. Anthony Lake, además de jefes de Estado y ministros de más de 30 países.

“La experiencia nos ha enseñado que la concepción de un sólido mecanismo de financiación de la salud, que proteja a toda persona vulnerable de las dificultades económicas, junto con la implantación de centros de atención sanitaria y la existencia de una dotación de personal de salud, incluidos médicos, que permitan prestar los servicios de salud necesarios allí donde viva la gente, son elementos cruciales para hacer realidad la ‘Salud para todos'», dijo el Sr. Katsunobu Kato, Ministro de Salud, Trabajo y Bienestar del Japón. «Tengo la firme convicción de que el hecho de que el Gobierno en su conjunto se volcara en estas primeras inversiones en cobertura sanitaria universal fue un importante catalizador del rápido desarrollo económico que a partir de ahí conoció el Japón”.

El foro es el punto culminante de actos y manifestaciones que desde el 12 de diciembre, Día de la Cobertura Sanitaria Universal, se vienen celebrando en más de 100 países para poner de relieve la creciente dinámica que acerca al mundo a la cobertura sanitaria universal. Amén de constituir un escaparate del sólido compromiso contraído por instancias políticas de alto nivel de hacer realidad la cobertura sanitaria universal a escala mundial y nacional, el foro servirá para destacar la experiencia de países que han sido precursores en el camino hacia la cobertura sanitaria universal y para acumular conocimiento sobre la manera de reforzar los sistemas de salud y promover eficazmente la cobertura sanitaria universal.

Las principales sesiones de alto nivel del foro, previstas para mañana, 14 de diciembre, se acompañarán además de una «exposición de innovaciones» en la cual se presentarán fórmulas novedosas que en todo el mundo están impulsando el progreso de los sistemas de salud y de un acto de celebración que tendrá lugar por la tarde. Durante la ceremonia de clausura del foro se hará público un compromiso de acción bajo el título de Declaración de Tokyo sobre la Cobertura Sanitaria Universal.

“A falta de atención sanitaria, ¿cómo pueden los niños aprovechar al máximo su potencial? Y a falta de una población saludable y productiva, ¿cómo pueden las sociedades alcanzar sus aspiraciones?”, se preguntó el director ejecutivo del UNICEF, Anthony Lake. “La cobertura sanitaria universal puede contribuir a crear condiciones de igualdad para los niños de hoy, lo que a su vez los ayudará a romper mañana los ciclos intergeneracionales de la pobreza y la falta de salud”.