En 34% aumentó el número de nuevos casos de VIH en Chile entre 2010-2016

Según el último informe de Onusida, el país lidera el alza en Latinoamérica. En tanto, las muertes relacionadas con el virus VIH bajaron a la mitad desde el año 2005 y por primera vez en la historia, el 53% de los pacientes con el virus tienen acceso a tratamiento antirretroviral y el número de nuevas infecciones está en caída.

Viernes 21 de julio de 2017

En 34% aumentó el número de nuevos casos de VIH en Chile entre 2010-2016
Escrito por Oscar Galaz

El último informe mundial de Onusida “Ending Aids 2017” reveló que en América Latina, cuatro de cada cinco personas con el virus conoce su condición y de ellos, el 72% (aproximado) tiene acceso a tratamiento, esto es el 58% del total de pacientes contagiados, por encima del promedio mundial.

No obstante, de los nuevos casos el informe señala que entre los años 2010-2016 la cifra se ha mantenido estable en la región. De 13 países considerados, cuatro redujeron el número de nuevos contagiados (El Salvador, Colombia, Nicaragua y México), mientras otros nueve aumentaron ese porcentaje. De estos últimos, el país que más incrementó el número de casos nuevos fue Chile (34%), seguido de Guatemala (23%), Costa Rica (16%), Honduras (11%) y Panamá (9%).

Respecto a los fallecimientos relacionados con VIH- Sida, estos bajaron a la mitad desde el año 2005 y por primera vez en la historia, el 53% de los pacientes con el virus tienen acceso a tratamiento antirretroviral y el número de nuevas infecciones está en caída. Un “giro decisivo” menciona el documento, mientras el director de Onusida, Michel Sidibé, señalaba orgulloso que “nuestros esfuerzos han pagado”.

El documento también informa que En 2016, 19,5 millones de los 36,7 millones de personas que viven con el VIH tuvieron acceso a tratamiento y las muertes relacionadas con el sida han disminuido de 1,9 millones en 2005 a 1 millón en 2016. Siempre y cuando las acciones continúen intensificándose, este progreso pone al mundo en camino para alcanzar la meta  mundial de 30 millones de personas en tratamiento para 2020.

"Cumplimos con la meta de 2015 de 15 millones de personas en tratamiento y estamos en camino de duplicar ese número a 30 millones y alcanzar el objetivo para el 2020", dijo Sidibé, al tiempo de agregar que "seguiremos intensificando esfuerzos hasta alcanzar a todos los que lo necesiten y honraremos nuestro compromiso de no dejar a nadie atrás".

La región con mayor progreso es África oriental y meridional, que ha sido la más afectada por el VIH y que representa más de la mitad de todas las personas que viven con el VIH. Desde 2010, las muertes relacionadas con el sida han disminuido en un 42%. Las nuevas infecciones por el VIH han disminuido en un 29%, incluida una disminución del 56% en las nuevas infecciones por el VIH entre los niños durante el mismo período, un logro notable gracias al tratamiento del VIH y de los esfuerzos de prevención, que están poniendo a África oriental y meridional en camino para poner fin a la epidemia del sida. 

Avances hacia las metas 90-90-90

El informe, Poner fin al sida: avances hacia las metas 90-90-90, ofrece un análisis detallado de los avances y desafíos para alcanzar las metas 90-90-90. Las metas fueron lanzadas en 2014 para acelerar los esfuerzos de la respuesta al VIH, de manera que, para 2020, el 90% de todas las personas que viven con VIH conozcan su estado serológico; el 90% de todas las personas diagnosticadas estén recibiendo terapia antirretroviral de manera sostenida; y el 90% de las personas que viven con VIH en tratamiento, tengan carga viral suprimida.

El informe muestra que en 2016 más de dos tercios (70%) de las personas que viven con el VIH ahora conocen su estado en relación con el VIH. En 2016, de las personas que conocen su estado, el 77% tenía acceso a tratamiento, y de las personas que acceden al tratamiento, el 82% tenían cargas virales suprimidas, protegiendo su salud y ayudando a prevenir la transmisión del virus.

África oriental y meridional, Europa occidental y central y América del Norte y América Latina están en camino de alcanzar las metas de 90-90-90 para 2020. En el África oriental y meridional, el 76% de las personas que viven con el VIH conocen su estado serológico. El 79% de las personas que conocen su estado, tienen acceso a la terapia antirretroviral y el 83% de las personas que reciben tratamiento tienen niveles indetectables de VIH, lo que equivale al 50% de todas las personas que viven con VIH en África oriental y meridional con supresión viral. El Caribe, Asia y el Pacífico también pueden alcanzar las metas 90-90-90 si los programas se aceleran aún más.

Siete países ya han alcanzado las metas 90-90-90 -Botswana, Camboya, Dinamarca, Islandia, Singapur, Suecia y el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte- y muchos más están a punto de lograrlo.

"Acabar con el sida es posible - es un compromiso compartido y una aspiración. Las ciudades pueden liderar y al mismo tiempo promover sociedades inclusivas para todos ", dijo Anne Hidalgo, Alcaldesa de París.

El impacto más significativo de acelerar los esfuerzos para alcanzar las metas 90-90-90 ha sido la reducción de las muertes relacionadas al sida, que se han reducido en casi la mitad en los últimos 10 años. Como resultado, la esperanza de vida ha aumentado significativamente en los países más afectados. En el África oriental y meridional, la esperanza de vida aumentó en casi 10 años entre 2006 y 2016.

"Las comunidades y las familias están prosperando a medida que se está haciendo retroceder la epidemia del sida", dijo Sidibé. "A medida que controlamos la epidemia, los resultados de salud están mejorando y las naciones se están volviendo más fuertes".

90-90-90: más trabajo por hacer

Sin embargo, los avances en relación a las metas 90-90-90 han sido pobres en Oriente Medio y África del Norte y en Europa oriental y Asia central, donde las muertes relacionadas con el sida han aumentado un 48% y un 38%, respectivamente. Hay excepciones dentro de estas regiones que muestran que cuando se hacen esfuerzos concertados, los resultados se producen. Por ejemplo, Argelia ha aumentado el acceso al tratamiento del VIH del 24% en 2010 al 76% en 2016, Marruecos del 16% en 2010 al 48% en 2016 y en Belarús del 29% en 2010 al 45% en 2016.

A nivel mundial, el progreso ha sido significativo, pero todavía queda mucho trabajo por hacer. Alrededor del 30% de las personas que viven con el VIH todavía no conocen su estado de VIH, 17,1 millones de personas que viven con el VIH no tienen acceso a la terapia antirretroviral y más de la mitad de las personas que viven con el VIH no tienen carga viral suprimida. 

Eliminar las nuevas infecciones por el VIH entre los niños

La solidaridad mundial para detener las nuevas infecciones por el VIH entre los niños ha producido resultados.  Alrededor del 76% de las mujeres embarazadas que viven con el VIH tenían acceso a los medicamentos antirretrovirales en 2016, frente al 47% en 2010. Las nuevas infecciones por el VIH entre los niños en todo el mundo se han reducido a la mitad, de 300 000 en 2010 a 160 000 en 2016. Botsuana, Namibia, Sudáfrica, Suazilandia y Uganda ya han alcanzado el hito de diagnosticar y proveer terapia antirretroviral al 95% de las mujeres embarazadas y lactantes que viven con el VIH. 

Las nuevas infecciones por el VIH están disminuyendo, pero no lo suficientemente rápido

El informe también muestra que, a nivel mundial, las nuevas infecciones por el VIH están disminuyendo, pero no al ritmo necesario para alcanzar las metas mundiales. A nivel mundial, las nuevas infecciones por el VIH disminuyeron un 16% de 2010 a 2016, a 1,8 millones. Se ha estimado que hubo una reducción  en las nuevas infecciones por VIH en 69 países, en la mayoría de los cuales se ha implementado la ampliación del tratamiento ARV, junto con un aumento en la disponibilidad de servicios combinados de prevención del VIH y en algunos países el uso del condón. Sin embargo, se han observado aumentos alarmantes en las nuevas infecciones por el VIH en Europa oriental y Asia central. 

La tuberculosis

Las mayores ganancias en la respuesta mundial a la tuberculosis y al VIH condujeron a una disminución del 33% de las muertes por tuberculosis entre las personas que viven con el VIH. A partir de 2015, sólo el 11% de los 10,4 millones de casos de tuberculosis a nivel mundial se encontraban entre las personas que viven con el VIH. Sin embargo, casi el 60% de los casos de tuberculosis entre las personas que viven con el VIH no fueron diagnosticados ni tratados. 

Se necesitan trabajadores comunitarios de la salud

Poner fin al sida demuestra que la prestación de servicios más cercanos a donde viven y trabajan las personas será un factor clave para poner fin a la epidemia. ONUSIDA está promoviendo una iniciativa recientemente respaldada por la Unión Africana para reclutar y capacitar a 2 millones de trabajadores comunitarios de la salud en África para fortalecer aún más la capacidad de los sistemas de salud para prestar servicios en toda la región.

"Cuando los servicios de salud llegan a las puertas, la salud de las familias y las comunidades se transforma", dijo Sidibé. "Los trabajadores comunitarios de la salud se convertirán en la columna vertebral de sistemas de salud fuertes y resistentes en África".

"No estoy solo viviendo con el VIH, somos millones y estamos decididos a poner fin al sida", dijo Christine Kafando, trabajadora de salud comunitaria y fundadora de la Asociación Espoir pour Demain. "Tenemos la voluntad de hacerlo y debemos continuar nuestros esfuerzos concertados". 

¿QUÉ NO VA POR BUEN CAMINO?

Tratamiento para niños que viven con el VIH

Sólo el 43% de los niños que viven con el VIH tienen acceso a la terapia antirretroviral, en comparación con el 54% de los adultos. El informe de ONUSIDA también revela que hasta dos tercios de los niños menores de dos años son diagnosticados tarde y comienzan el tratamiento con inmunodeficiencia avanzada, lo que resulta en una alta tasa de mortalidad para los niños de este grupo de edad. Se necesitan más acciones para diagnosticar y tratar a los niños que viven con el VIH. 

Los jóvenes están quedando atrás

Los jóvenes (15-24 años) están quedando atrás en múltiples frentes: conocimiento del VIH, diagnóstico del VIH, tratamiento y prevención. Los jóvenes siguen estando en gran riesgo de contraer el VIH, especialmente las mujeres jóvenes en el África subsahariana. Las nuevas infecciones por el VIH entre mujeres jóvenes en el África subsahariana son 44% más altas que entre los hombres jóvenes de la misma edad en la región. Alrededor de 610 000 nuevas infecciones por el VIH se produjeron entre los jóvenes de 15 a 24 años de edad;  el 59% de estas nuevas infecciones ocurrieron entre mujeres jóvenes de 15 a 24 años de edad.

En Malawi, Zambia y Zimbabue, la mitad de los jóvenes no conocen su diagnóstico con respecto al VIH y más de la mitad no tienen acceso al tratamiento del VIH. Sólo el 36% de los hombres jóvenes y el 30% de las mujeres jóvenes del África subsahariana tenían conocimientos básicos sobre cómo prevenir el VIH. Las Evaluaciones de Impacto del VIH realizadas en Malawi, Zambia y Zimbabwe y apoyadas por el Plan de Emergencia del Presidente de los Estados Unidos para el Alivio del sida, encontraron que menos del 50% de los jóvenes que vivían con VIH conocían su estado serológico, comparado con el 78% de los adultos de 35-59 años. 

No se está llegando a los hombres

El informe revela que menos del 50% de los hombres jóvenes saben cómo protegerse de la infección por el VIH; el informe revela también que los hombres son mucho menos propensos que las mujeres a conocer su estado de VIH o iniciar el tratamiento y que menos del  50% de los hombres que viven con VIH acceden a la terapia antirretroviral. Muchos hombres que son diagnosticados con el VIH son diagnosticados tarde y comienzan el tratamiento solamente cuando caen enfermos. Esta situación los hace mucho más propensos a morir de enfermedades relacionadas con sida que las mujeres. Las muertes por enfermedades relacionadas con el sida fueron un 27% más bajas entre las mujeres que entre los hombres. 

Las poblaciones clave

Fuera del África subsahariana, las poblaciones clave y sus parejas sexuales representaron el 80% de las nuevas infecciones por el VIH en 2015 e incluso en el África subsahariana las poblaciones clave representan el 25% de las nuevas infecciones por el VIH. El informe señala que los esfuerzos para llegar a las poblaciones clave con servicios integrados de VIH son esenciales y que se necesita un enfoque combinado que incluya servicios de reducción de daños. 

Las regiones que están desencaminadas

Europa oriental y Asia central son la única región en el mundo donde las nuevas infecciones por el VIH y las muertes relacionadas con el SIDA están aumentando. Las nuevas infecciones por el VIH pasaron de 120 000 en 2010 a 190 000 en 2016. Las personas que se inyectan drogas representaron el 42% de las nuevas infecciones por el VIH en la región. En la Federación Rusa, los nuevos casos notificados de VIH aumentaron un 75% de 2010 a 2016. Varios otros países de la región -incluida Albania, Armenia y Kazajistán- también tienen epidemias que avanzan rápidamente.

Aunque el acceso al tratamiento del VIH en Europa oriental y Asia central se ha más que duplicado en los últimos seis años, sólo el 28% de las personas que viven con el VIH tienen acceso a la terapia antirretroviral, a pesar de que dos de cada tres personas que viven con VIH conocen su estado serológico. Las muertes relacionadas con el sida han aumentado en un 38%.

En Oriente Medio y África del Norte, poco más de la mitad de las personas que viven con el VIH conocían su condición de VIH, y menos de la mitad de éstos, recibían tratamiento ARV. Sólo una de cada cinco personas que viven con el VIH tenía carga viral suprimida.

ONUSIDA ha estado trabajando con Médicos sin Fronteras y la Unión Africana en un plan de recuperación para África occidental y central, región que está muy por detrás del resto del continente. Sólo el 42% de los 6,1 millones de personas que viven con el VIH en la región sabían su estado de VIH, sólo el 35% estaban recibiendo tratamiento ARV y sólo una de cada cuatro personas que viven con VIH tenía carga viral suprimida en 2016.

"Quisiera reiterar nuestro apoyo al plan de recuperación para el África occidental y central, lanzado por ONUSIDA y al cual ahora se han unido otros socios. La adopción de este plan por parte de los jefes de Estado de la Unión Africana es un paso esencial para la movilización y la implementación eficiente de este plan por parte de los países de la región ", dijo Michèle Boccoz, Embajadora Francesa  para el Sida. 

Los recursos para la respuesta al sida permanecen sin variación

Los recursos para la respuesta al sida siguen sin cambios. A finales de 2016, se disponía de unos  19 mil millones de dólares en países de ingresos bajos y medios, y los recursos nacionales representaban el 57% del total mundial. Se estima que se necesitarán 26 mil millones de dólares para la respuesta mundial al VIH antes de 2020.

"Estamos maximizando el uso de cada dólar disponible, pero todavía nos faltan US $ 7 mil millones", dijo Sidibé. "Con más asistencia internacional, el aumento de la financiación interna, el financiamiento innovador y la programación eficaz podríamos poner fin a la epidemia de sida para el año 2030".