El consumo moderado de alcohol también puede afectar el cerebro

Estudio publicado en la revista The British Medical Journal, señala que la ingesta moderada afecta negativamente tanto en su estructura como en la función cerebral.

Jueves 8 de junio de 2017

El consumo moderado de alcohol también puede afectar el cerebro

Si pensaba que una copa de vino diaria era buena para la salud o que tomar 3 copones de cerveza los fines de semana no ocasiona ningún daño, debe tener presente la siguiente información. Según sus datos, publicados en la revista científica The British Medical Journalla ingesta moderada de alcohol también afecta negativamente al cerebro, tanto en su estructura como en la función cerebral. 

Científicos de la Universidad de Oxford (Reino Unido) llegaron a esta conclusión luego de realizar un estudio donde se hizo un seguimiento durante 30 años a un grupo de 550 personas que participaban en un ensayo clínico. 

Los voluntarios fueron hombres y mujeres con una edad promedio de 43 años, quienes se sometieron periódicamente a varios tests de medición de su función cerebral y a una resonancia magnética.

Tras tener en cuenta distintos factores que podrían haber afectado a los resultados, como la edad, la actividad física o el historial médico, los científicos comprobaron que un consumo elevado de alcohol durante décadas se asociaba con un mayor riesgo de atrofia en el hipocampo, un daño cerebral que se asocia con déficits de memoria y de las capacidades de navegación espacial.

Pero, además, observaron que quienes manifestaban un consumo moderado de alcohol tenían hasta tres veces más posibilidades de sufrir esa alteración cerebral si se comparaban con personas que no bebían. También se daba en estos consumidores un declive más rápido de la fluidez en el léxico.

Si bien los científicos advierten en sus conclusiones que se trata de un estudio observacional que no permite sacar conclusiones definitivas, sí indican que el trabajo es lo suficientemente sólido para que el consumo de alcohol se aborde como un importante problema de salud pública cuyo impacto no debe menospreciarse.