23% de las personas que se encuentran en lista de espera en salud lo están por exámenes

Así lo revela la encuesta La Brújula Salud de marzo del Instituto de Políticas Públicas de la Universidad San Sebastián. La medición consideró una muestra de 2.801 personas afiliadas tanto a Fonasa como a isapres. En materia de acceso a fármacos, el estudio arrojó que 58% de los usuarios del seguro público debió suspender su tratamiento por no poder costear los medicamentos, lo que alcanzó a 64% en el sistema privado.

23% de las personas que se encuentran en lista de espera en salud lo están por exámenes

Dos de cada 10 personas encuestadas están actualmente en lista de espera por una atención de salud, siendo más frecuente en el caso de los afiliados a Fonasa.

La mayoría de las personas que se encuentra en esta condición, espera por una hora para ver a un especialista (47%) y 23%, para realizarse algún tipo de examen, necesario para precisar su diagnóstico y orientar su tratamiento.   

Así lo señala La Brújula Salud de marzo del Instituto de Políticas Públicas en Salud de la Universidad San Sebastián (IPSUSS). Se trata de una encuesta bimensual de alcance nacional, que mide aspectos específicos del sistema de salud del país, como el acceso a la atención, la percepción de la calidad del servicio por parte de los usuarios y temas de coyuntura nacional como el acceso a los medicamentos, entre otros.  

El estudio de marzo consideró una muestra de 2.801 personas mayores de 15 años, usuarios tanto de Fonasa, como de Isapres.

Otro de los resultados que presenta el informe es que 36% de los encuestados ha concurrido a un servicio de urgencia en el último año. Tres de cada 10 personas en el caso de las isapres y 4 de cada 10, del Fonasa. Situación que es concordante con la demanda asistencial que hoy tienen estos centros de salud.

Pacientes sin tratamiento

Según la encuesta, 32% de las personas de Fonasa con prescripción de medicamentos, debió suspender su tratamiento. Esto principalmente porque no tiene dinero para comprarlo (58%). Pero esta situación también afecta a los usuarios de isapres, donde un 20% debió abandonar su terapia farmacológica y de ellos, 64%, lo hizo por falta de recursos económicos.

Esto es concordante con el hecho de que sólo un 40% de los afiliados de Fonasa recibe sus medicamentos gratuitamente y el resto debe pagarlo de su bolsillo. En el caso de los usuarios de isapres, 92% deben cancelar parte o la totalidad de los remedios.

La suspensión del tratamiento representa un riesgo de descompensación de los pacientes con enfermedades crónicas. En Chile, según los datos de la última Encuesta Nacional de Salud de 2010, 48% de la población consume al menos un medicamento al día producto de alguna patología, siendo esta frecuencia más alta en el caso de los adultos mayores donde llega a cuatro fármacos promedio diarios.