¿Qué es la espondilitis anquilosante y a quiénes afecta?

Se desconoce cuántos son los casos diagnosticados en Chile de la enfermedad que en un inicio se sospechó que tenía el arquero nacional, Johnny Herrera. Se sabe que afecta más a hombres que a las mujeres y que es bastante dolorosa.

Miércoles 29 de noviembre de 2017

¿Qué es la espondilitis anquilosante y a quiénes afecta?
Escrito por Mariela Castro

La Espondilitis Anquilosante, es un tipo de artritis, una enfermedad que produce inflamación de las articulaciones y ligamentos ubicados en la columna y que es crónica. Se manifiesta a través de un fuerte dolor en la zona lumbar y dorsal y que hace que la persona experimente molestias al realizar movimientos.

La causa es multifactorial. A nivel genético, las investigaciones relacionan la enfermedad a un tipo de gen (HLA-B27) que en el 80% de los casos diagnosticados se encuentra presente. 

Sus síntomas pueden aparecer durante la infancia o en edad adulta y se puede manifestar de diferentes maneras, llegando a ser leves o muy graves. Se caracteriza por dolor y rigidez en las partes del cuerpo afectadas, y que se acentúan durante la noche o en la mañana, cuando no está activo. Este malestar puede comenzar entre la pelvis y la columna.

Luego de la confirmación diagnóstica, se realiza un tratamiento diferenciado de acuerdo a las características de cada persona. Éste puede ser un apoyo farmacológico, como hacer una infiltración de algún tipo de corticoide y analgésicos antinflamatorio. Pero también complementar con ejercicios prescritos por un kinesiólogo especialista en el area músculo esquelética.

El kinesiólogo y académico de la Universidad San Sebastián, Rodrigo Carrasco, señala que una de las claves para tratar esta enfermedad, es mantener la zona en movimiento. “El sustento que se realiza para mantener un adecuado funcionamiento de este sistema es en base a la movilidad, al fortalecimiento muscular, ejercicios de flexibilización que serán necesarios para que este tejido no se rigidice, porque al rigidizarse hace que el tejido se vea más involucrado y genere mayor nivel de restricción. Para esto y de acuerdo a cada paciente, se utilizan recursos terapéuticos como aplicaciones de calor, ejercicios de estabilicación y mucha educación respecto a que el movimiento va a ser uno de los pilares fundamentales del tratamiento propiamente tal”, explica.

El rol del kinesiólogo, va desde la educación, sobre las actividades generales y específicas del movimiento y como abordar situaciones en el día a día, hasta enseñar a cómo enfrentar cosas tan sencillas y simples como acostarse. “Hay indicaciones para estos pacientes que generalmente está orientada a no ubicarse de lado o posición fetal, porque eso hace que el tejido que ya está inflamado pueda ir acomodando una posición de deformación, por tanto se le sugiere a ellos que duerman boca arriba, con las piernas extendidas cosa de evitar el vicio de flexión del tronco hacia adelante”, menciona el académico.

El especialista agrega que el pronóstico dependerá única y exclusivamente de la forma e intensidad de presentación en cada persona en particular, por lo que requiere un apoyo multidisciplinario para un abordaje integral de una enfermedad que es más común de lo que parece. 

Sitios de interés