Director IPSUSS y tasas de vacunación: “La ventaja de Chile ha sido la disciplina y la organización para implementarlas”

El director del Instituto de Políticas Públicas en Salud, Manuel José Irarrázaval, analiza la respuesta a la vacunación contra la influenza 2020, la que supera el 88% total, siendo uno de los mejores registros de los últimos años. Destaca lo beneficioso del Plan de Inmunización que tiene el país y es crítico de los grupos anti vacunas.

Miércoles 6 de mayo de 2020

Director IPSUSS y tasas de vacunación: “La ventaja de Chile ha sido la disciplina y la organización para implementarlas”
Escrito por Oscar Galaz

Al de 30 de abril pasado, el 88% de la población objetivo contra la influenza estaba vacunada, lo que el Ministerio de Salud consideró “positivo”, ya la meta de cobertura “fue alcanzada”.

La cifra se cumplió - 85% era el objetivo mínimo - al mes y medio de iniciada la campaña, mostrando así uno de los mejores años de inoculación por parte de la población.

Al respecto, el director del Instituto de Políticas Públicas en Salud (IPSUSS) de la U. San Sebastián, Manuel José Irarrázaval, señala que la cifra “es una de las mejores de los últimos años”, donde ha habido gran esfuerzo por concientizar sobre la importancia de la vacunación. Destaca en esto el Programa Nacional de Inmunizaciones del Ministerio de Salud, que ha dado sustento y erradicación a varias enfermedades en los últimos 50 años.

- ¿Cuáles son las ventajas que ha entregado a Chile tener Programa Nacional de Inmunizaciones?

- Chile tiene una larga disciplina, de muchos años, de un Programa de Inmunización que ha sido una iniciativa sistemática muy eficiente. Hay varias enfermedades que han sido erradicadas prácticamente, como la poliomielitis, varicela, viruela o la misma tuberculosis, que disminuyó mucho gracias a programas de vacunación. Ahora, la diferencia que ha pasado últimamente es la aparición de estos virus de migración de animales a humanos. Hace 20 años eso prácticamente no existía y la ventaja de Chile en ese sentido es que ha tenido organizado una maquinaria de diagnóstico y de planes de respuesta muy efectiva, entonces, es relativamente fácil decir vamos, porque hay gente entrenada, hay razonables recursos y hay una cierta disciplina en el país para implementarla.

- ¿Acá han salido al paso los grupos anti vacunas?

- Sí, Chile no ha sido inmune a estas teorías anti vacunaciones. Ya hemos tenido grupos que han hecho bastante impacto y que han inhibido las vacunaciones. De hecho, hace un par de años llegamos a límites bien amenazantes, de que no íbamos a lograr cubrir bien los planes de vacunación que tenía el ministerio, pero finalmente se lograron. La ventaja de Chile, reitero, ha sido la disciplina, la organización y los razonables recursos para implementarlas.

- En términos sanitarios, ¿cuándo hablamos de una población protegida gracias de una vacunación?

- Lo que hay que tener presente es que estas epidemias causadas por virus, cuando llegan a una proporción importante de la población que ya tiene anticuerpos contra ese virus, la posibilidad de seguir avanzando es nula. Si no tienen donde instalarse, los virus se acaban. Eso pasa, por ejemplo, cuando tienes una población vacunada contra la viruela o la influenza. Esa es la implicancia de la protección e inmunidad de rebaño.

- ¿A qué se llama “efecto rebaño” en términos de inmunización?

- Significa que hay una proporción significativa de la población que ya tiene defensas, básicamente anticuerpos, contra el virus agresor. Esto es principalmente en enfermedades que se transmiten por virus, pero también por bacterias. Hay varias que son susceptibles de campañas de vacunación, por lo que si tienes una proporción importante de la gente vacunada, tienes protegida a esa población. Ahora, no es necesario tener al 100% de la población vacunada. Se ha calculado, dependiendo de las enfermedades, que algunas con un 65% de inoculación y en otras con el 85% a 90% de vacunación, logras el objetivo.

- ¿Es posible decir que la población está segura si se vacunó a cerca de 90% del público objetivo para una determinada campaña?

- Siempre hay gente que se sale del modelo. Hay personas que tienen más susceptibilidad o han estado con una causa debilitante, como cáncer o inmunosupresión, donde los factores de riesgo son altos y, por tanto, el efecto de haber estado vacunado no es suficiente. En términos epidemiológicos se considera seguro cuando tienes a la población en una proporción importante con defensa de anticuerpos. 

- ¿Debiera Chile ampliar su Programa Nacional de Inmunizaciones o más bien reforzar lo que ya está establecido?

- Las dos cosas. Primero, lograr que la gente cumpla con el plan que existe porque es muy bueno, pero aun así vemos todos los años dificultades para que la gente se vacune. Recordemos que los porcentajes de vacunación contra la influenza fueron bajando, lo mismo pasó con el sarampión, entonces, antes de incorporar nuevas vacunas, creo que es más importante que la gente logre que se tome en serio el plan existente.

Ahora bien, este es un campo bien complicado porque las enfermedades infecciosas no están escritas en piedra y van apareciendo cosas nuevas con el tiempo. El aumento de los viajes, el transporte y la globalización son elementos que no estaban contemplados hace 50 o 100 años atrás, por lo que siempre hay que estar atento a incorporar nuevas vacunas y nuevas metodologías a lo que va apareciendo.