Capacitación a la tercera edad es vital para incluirlas en las organizaciones

Resulta indispensable que las empresas o instituciones tengan una apertura al cambio que permita a la gente de la tercera edad adaptarse a las exigencias del mercado.

Miércoles 24 de febrero de 2021

Capacitación a la tercera edad es vital para incluirlas en las organizaciones
Escrito por USS

Para nadie es un misterio que el envejecimiento de la población avanza muy rápido. Eso se debe principalmente a un aumento en la esperanza de vida y a una baja progresiva en la tasa de natalidad. Al respecto, el Instituto Nacional de Estadísticas estimó que en 2019 hay 2 millones 260 mil 222 personas de la tercera edad, cifra que representa el 11,9% del total de la población, cuatro décimas más que en 2017, lo que sitúa a Chile en un proceso de envejecimiento.

Ante tal fenómeno, el mercado también ha sido afectado por el aumento de trabajadores de mayor edad. “En los últimos 10 años, la participación laboral de los adultos mayores aumentó de un 11% a un 16%. En este contexto, y de acuerdo con datos del INE, se evidencia que el promedio de personas ocupadas pasó de 40 a 43 años y que las personas desempleadas buscando trabajo pasó de tener una media de edad de 34 a 37”, detalló la académica de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad San Sebastián, Alina Muñoz Rojas.

Este envejecimiento de los trabajadores podría excluirlos, de manera implícita, de cargos en organizaciones, ya que estarían asociados a jóvenes familiarizados con el uso de nuevas tecnologías. “Es importante considerar que algunos perfiles de manejo de determinadas herramientas están vinculadas a ciertas generaciones. Eso, no implica que se tenga que descartar a priori a un candidato por una determinada edad, sino más bien se tienen que capacitar”, dijo el psicólogo y magíster en Desarrollo Organizacional y Recursos Humanos de la U. San Sebastián, Felipe Parra Muñoz.

Desafíos

Estas capacitaciones deben estar enfocadas en el uso de tecnología, redes sociales y software. Además, deben ir acompañadas de una disposición para el aprendizaje por parte del trabajador y de un correcto manejo de sus expectativas. Por tanto, será importante explicitar con un mucho detalle cómo una determinada herramienta puede facilitar el trabajo y cuál será el esfuerzo que se requiere para aprenderlo.

Para eso, las capacitaciones organizacionales deben ser rápidas y focalizadas. “La herramienta de un plan de capacitación deben tener la capacidad de agilizarse más allá de los doce meses y tiene que ser complementada con intervenciones focalizadas a nivel interno o a través de la colaboración de organizaciones externas”, puntualizó Felipe Parra.

Dentro de esas instituciones, está el Servicio Nacional de Capacitación y Empleo, el cual constantemente ofrece cursos para preparar a los chilenos y chilenas ante las exigencias del mercado. “Recientemente el Sence ha abierto un plan piloto de capacitación digital que beneficiará a 320 adultos mayores, haciéndose cargo no solo de dichas brechas, sino que también de factores generacionales y económicos”, argumentó Alina Muñoz.

Beneficios

La capacitación en las personas de la tercera edad es una herramienta que conlleva múltiples beneficios para una organización. Esta, a su vez, debe ser articulada con otros elementos de evaluación de desempeño para que la empresa o institución pueda tener una apertura al cambio y así, ajustarse a las exigencias del mercado o rubro.

“Esta transformación puede hacer que una organización migre a un nuevo Sistema de Planificación de Recursos Empresariales, el que cambiará la manera de entregar conocimientos, habilidades y actitudes para lograr dicho cambio”, afirmó el psicólogo organizacional.

Sitios de interés