Año escolar 2020: Primera infancia y adolescentes serán los principales afectados por la cuarentena

Experta en educación y académica USS, Carola Quinteros, explica que en las etapas donde la socialización es más relevante, la cuarentena tendrá a sus principales afectados. Para enfrentar esto, recomienda contención emocional.

Lunes 10 de agosto de 2020

Año escolar 2020: Primera infancia y adolescentes serán los principales afectados por la cuarentena
Escrito por USS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) sugirió que los países evaluaran retornar a clases para evitar lo que catalogaron como una “catástrofe generacional”. 

Frente a esto, la directora de la Escuela de Pedagogía en Educación Diferencial de la Universidad San Sebastián, Carola Quinteros, menciona que es importante comprender que “dependiendo de la edad de los niños, la falta de interacción social puede afectar más o menos. Por eso les está costando mucho a los más pequeños (primera infancia), cuyo objetivo principal de la escolaridad es la socialización con pares. Luego, a los adolescentes cuyos referentes son los mismos pares”.

“Los principales resultados de esto se verá a largo plazo. No obstante, las generaciones de niños y niñas que cumplirán encerrados un año igual verán efectos al regreso, tanto en términos de socialización como en seguridad”, detalla la académica.

Teniendo esto con consideración, “lo único importante hoy es que los padres y madres den a sus hijos la mayor tranquilidad posible para que sus hijos sigan aprendiendo y luego puedan enfrentar el regreso cuando llegue el momento”, enfatiza.

La especialista en educación menciona que “hay que poner en la balanza si son más importantes los logros académicos o el desarrollo personal”. Así, describe que en esta situación resulta más relevante la confianza y tranquilidad otorgada a los niños y niñas, “para que vuelvan a reencontrarse en las escuelas con contención”, explica.

“Luego nos preocupamos de la progresión curricular de cada uno de nuestros estudiantes, que también es importante, pero hay que generar cimientos primero: educación emocional, contención, cariño y tranquilidad para que los estudiantes vayan a sus salas sin miedo, mitigando de alguna forma el dolor y pérdidas que esta pandemia ha traído”, sostiene.