¿Por qué las personas no retiran sus medicamentos del sector público?

Encuesta de FONASA señala que la mitad de los afiliados al sistema público, no retiró todos o algunos de sus medicamentos en el consultorio u hospital público.

Miércoles 26 de octubre de 2022

¿Por qué las personas no retiran sus medicamentos del sector público?
Escrito por Raúl Escárate

El sondeo llevado a cabo por el Fondo Nacional de Salud en 2021 confirma que el gasto de bolsillo en medicamentos, que corresponde al dinero que una persona gasta en fármacos o atenciones, y que no es cubierto por Fonasa o las isapres es uno de los más altos a nivel de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y uno de los principales problemas que tiene el sistema de salud en Chile.

El estudio evidenció que los beneficiarios del sistema público gastaron en promedio $37.967 en medicamentos en el último mes, mientras que aquellos que lo hicieron a través de MAI (Modalidad Atención Institucional) o MLE (Modalidad Libre Elección) desembolsaron en promedio $54.891.

"Desde IPSUSS estamos preocupados en qué se gastan los recursos que ya tenemos", indica Carolina Velasco, Directora de Estudios del Instituto de Políticas Públicas en Salud de la Universidad San Sebastián. Según explica la especialista, son tres las principales razones que mencionan los encuestados por las que, pudiendo retirar sus medicamentos del sistema público, no lo hacen: "una de las razones es la demora en la entrega hacia el paciente y otra razón es que no están del todo disponibles. Muchas veces algunos de los medicamentos se entregan en días diferenciados a la misma persona lo cual es muy poco eficiente para quien debe acceder a ellos, teniendo que faltar dos días al trabajo, sobre todo si la entrega es lenta".

Junto a esto, un tercer punto cobra mucha relevancia ya que, de acuerdo con lo expuesto en el informe, las personas no se están atendiendo en los consultorios, optando por acceder a la Modalidad de Libre Elección (MLE) de Fonasa. Ello implica un mayor gasto de bolsillo en el sistema privado, lo que, señala Velasco, "presenta un desafío para el sector público de mejorar su atención y su gestión y con ello atraer de vuelta a esas personas que se están atendiendo fuera de la red pública. Significa optimizar el gasto del recurso ya existente usando la telemedicina, el agendamiento de hora vía telefónica o a través de internet, gestiones que son medianamente sencillas de implementar y que mejoran la calidad de vida y la atención de las personas en salud".

Uno de cada 10 pacientes tuvo que suspender sus tratamientos por falta de recursos

También respecto al gasto de bolsillo de los chilenos en medicamentos, la encuesta mostró que un 11,3% de las personas que requiere acceder a algún tipo de fármaco recetado, tuvo que dejar de hacerlo en los últimos seis meses debido a no tener los recursos para comprarlo.

Sobre este importante punto, Velasco contrasta con lo que ocurre en otros países, "donde los medicamentos están cubiertos por los planes de salud. En Chile, Fonasa cubre algunos medicamentos y las isapres cubren los fármacos relacionados a lo hospitalario, pero no a lo ambulatorio. Tenemos que avanzar para que las aseguradoras puedan cubrir todos los medicamentos y de esa manera obtener precios más baratos por la cantidad de compra que podrían realizar. También hay que avanzar en que los médicos puedan adherir a la cultura de la bioequivalencia y el genérico, para acceder a medicamentos más baratos".

Asimismo, releva la necesidad de contar con una regulación a la altura de los países desarrollados que permita bajar los precios de los medicamentos. La economista de la salud explica que "el año pasado tuvimos una larga negociación en la comisión mixta, es decir, en la última etapa para que la Ley de Fármacos 2 salga del Congreso prontamente. Eso ocurrió el marzo de 2022. Solo falta que sea ratificada por el Senado y la Cámara de Diputados, cosa que aún no ha ocurrido".

Para Velasco la mirada de IPSUSS está orientada a contribuir a un mejor uso de los recursos en salud con los que ya se cuenta, "hoy estamos gastando, en proporción al PIB, más que el promedio de los países desarrollados en salud, es decir, más de un 9% del ingreso de Chile. No obstante, tenemos listas de espera considerables, nos faltan especialistas, nos faltan camas. Desde el IPSUSS estamos enfocados en sacar más provecho a esos recursos, como los pabellones y hospitales. De acuerdo con nuestros estudios, del total de pabellones del sistema público sólo está habilitado el 83%, es decir, 1 de cada 5 pabellones no está disponible".

Sitios de interés