Hasta $88 mil millones cayó ofertas por hospitales que se volvieron a licitar

A fines de 2016, Contraloría se abstuvo de tomar razón de las licitaciones de cinco hospitales del plan de inversiones del Ministerio de Salud, cuyo presupuesto total superaba los mil millones de dólares: los recintos de Chillán, Linares, Talcahuano, San Antonio y Barros Luco. Las razones para los rechazos fueron, principalmente, que en los concursos las comisiones evaluadoras no exigían información suficiente para comprobar la solvencia financiera de las empresas oferentes, que estas no entregaban todos los datos requeridos o que no contaban con los profesionales que se exigían en las bases de licitación. En el caso del hospital Barros Luco, el más grande de este grupo, el año pasado las ofertas presentadas por seis empresas promediaban un monto de poco más de $248 mil millones. Ahora, en cambio, ese promedio es de $213 mil millones. Es decir, $35 mil millones menos, lo que equivale a una reducción en los costos de 14%. La mayor diferencia estuvo en la oferta hecha para este recinto por la empresa Astaldi -que había sido propuesta por Salud para adjudicarse el proyecto en la licitación anterior. El valor ofertado bajó de $287 mil millones a $199 mil millones. Esto es, $88 mil millones menos por construir el mismo proyecto. También hubo bajas en los hospitales de Chillán y Linares, con ofertas promedio cerca de 15% más bajas. En Talcahuano, la diferencia es menor, aunque ahora se aceptaron dos ofertas, y en el proceso anterior solo una. Fuente: El Mercurio

Viernes 19 de mayo de 2017