¿Por qué hay que estudiar kinesiología?

Según el director de la carrera de la U. San Sebastián en Santiago, Cristián Contador, es la profesión del futuro dado el cambio en el perfil epidemiológico de la población, con un fuerte predominio de enfermedades crónicas que requieren de rehabilitación. Actualmente la USS se convirtió en la segunda institución privada no tradicional en obtener 5 años de acreditación en esta carrera, además ajustó su malla curricular a las nuevas necesidades y ha establecido alianzas con universidades extranjeras de gran prestigio en este campo.

¿Por qué hay que estudiar kinesiología?
Escrito por Bastián Garcés

Una alfombrilla a los pies de la cama, una escalera empinada, una pieza a oscuras, una ducha sin manillas, pueden transformarse en peligrosos objetos para los adultos mayores si no se toman las debidas precauciones. Esto se debe al desgaste que sufre nuestro cuerpo a los largo del tiempo, o como explica el director de la carrera de Kinesiología de la U. San Sebastián, Cristián Contador, “hay cambios que se producen con el envejecimiento, como la pérdida de fuerza y estabilidad, por lo tanto no es raro que los abuelitos se caigan y se quiebren la cadera” o tengan otro tipo de problemas que requiera de rehabilitación.

Chile es un país que envejece rápidamente. Para el 2050 el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) proyecta más de cinco millones de adultos mayores, lo que implica serios desafíos para el país en materia previsional, seguridad social, económica y también sanitaria.

Este cambio en la curva demográfica también implica otros desafíos como la aparición de nuevas enfermedades relacionadas con el envejecimiento y un mayor número de personas con patologías crónicas. 

Ante ese escenario, el rol del kinesiólogo es fundamental en la rehabilitación de distintas enfermedades como cánceres, accidentes vasculares, artrosis, traumatismos y respiratorias. Su función es restituir las condiciones físicas perdidas y minimizar las secuelas dejadas por la enfermedad o por los tratamientos recibidos para así otorgar una mejor calidad de vida de los pacientes. 

En ese contexto, la formación profesional, el perfil de egreso, las proyecciones laborales de un kinesiólogo tienen que ser miradas bajo este nuevo escenario. La U. San Sebastián fue la primera institución privada no tradicional que impartió la carrera en 2000, en Concepción, y seis años más tarde en Santiago, y la primera también en modificar su malla curricular por considerar que los nuevos desafíos que vienen no eran respondidos con la antigua receta. 

Imagen foto_00000005
Cristián Contador, director de la carrera de Kinesiología de la U. San Sebastián. 

"En dos años logramos generar una nueva malla curricular, con nuevos proyectos y mecanismos de gestión. Después de 14 años era importante generar un nuevo perfil de egreso enfocado a las nuevas realidades epidemiológicas y de salud pública del país", explica Contador.

El aspecto que más destaca el director de Kinesiología en Santiago es la línea de investigación. La formación de estos profesionales parte con temáticas como salud pública, epidemiología, salud comunitaria, metodología de la investigación I y II, finalizando con  seminario de investigación y la tesis. Para Contador esto le entrega a los alumnos "las herramientas para que pueda terminar con un proyecto que pueda  ser ejecutado", a lo cual agrega "estamos contento por la malla que logramos".

En el país hay más de 100 programas de kinesiología pero "cuando tú vas a ver cuáles están acreditadas el espectro se reduce a 15", agrega Contador.  De estas sólo dos tienen una acreditación de 6 años y cinco, una de 5 años, dentro de ellas la San Sebastián, lo que a juicio de Contador, quiere decir que "estamos muy bien posicionados".

"Vamos por buen camino"

"Uno puede estar orgulloso porque los pares dijeron que esta es una de las mejores mallas de kinesiología y que respondía al 100% a nuestro perfil de egreso. Ahora esta nueva acreditación no tiene que relajarlos sino que todo lo contrario, tenemos que sacudirnos, no es tarea cumplida sino todo lo contrario", sostiene Contador.

El profesional señala que cuentan con laboratorios para realizar investigaciones con modelos animales. En el área de post título consolidaron el magíster enfocado a la especialización en el área cardio respiratoria, y además la universidad junto a la escuela preparan dos cursos más orientados a las áreas músculo-esquelética y del adulto mayor.

Esto, según el docente, permite a los alumnos integrarse a los equipos de salud y con otras disciplinas.

Contador cuenta además que la escuela se ha preocupado de formar alianzas estratégicas. Hace un tiempo firmó un convenio de colaboración con la Universidad de Northwestern de Chicago y el año pasado tuvo a cuatro alumnos de esa institución estadounidense, quienes vinieron a realizar parte de su formación en la San Sebastián. 

"Se trata de una de las mejores escuelas de kinesiología de Estados Unidos y vinieron acá a Chile a hacer parte de su formación con nosotros, eso te dice que tan mal no lo estamos haciendo porque la tendencia es todo lo contrario nosotros nos vamos a formar allá y no al revés", afirma el académico.

Para Contador la tarea aún no ha terminado y reconoce que quedan varias cosas pendientes para poder seguir avanzando. "Pasar a los 6 o 7 años de acreditación. No basta tener un proceso de pregrado consolidado, sino que además un postgrado funcionando", explica el director.

En esa línea, la meta es tener en dos años más tres magísteres funcionando además de 10 programas de diplomado. 

Finalmente el director señala la necesidad de internacionalizar la carrera. Para él, que los estudiantes puedan hacer parte de su formación en el extranjero le da un plus adicional a su formación. 

Comentarios