Obesidad y nivel educacional

La mayor prevalencia de obesidad se encuentra en la población que tiene menos de ocho años de estudios cursados con un 43.2%, según la Encuesta Nacional de Salud.

Miércoles 6 de diciembre de 2017

Obesidad y nivel educacional
Escrito por

Josefa Rivera Académica de Nutrición y Dietética Universidad San Sebastián

La Encuesta Nacional de Salud (ENS) es una herramienta que utiliza el Ministerio de Salud para obtener información sobre la prevalencia de enfermedades no transmisibles y los principales factores de riesgo asociados a la población de nuestro país, desde los 15 años de edad. Ésta se aplicó en 15 regiones de nuestro país, en zonas urbanas y rurales, en el periodo de agosto de 2016 a enero de 2017, en una población total de 6.233 personas.

En los últimos años nuestro país se ha posicionado en los primeros lugares a nivel mundial en la malnutrición por exceso. Así, el sobrepeso y la obesidad se han transformado en un problema de salud pública. Este problema, asociado con diversos factores de riesgo como sedentarismo, inadecuada alimentación, consumo de alcohol y tabaco, aumenta el riesgo de padecer enfermedades crónicas no transmisibles.

La prevalencia de obesidad mórbida tuvo un alza desde el año 2009-2010 de un 2.3% a un 3.2 %.

Si analizamos la prevalencia de malnutrición por exceso a nivel país, en la ENS 2009-2010, podemos observar que la prevalencia de obesidad era de un 25.1%, porcentaje que aumentó a un 31.2 % en la actual ENS 2016-2017. Lo que también llama la atención es que la prevalencia de obesidad mórbida tuvo un alza desde el año 2009-2010 de un 2.3% a un 3.2 %.

Si analizamos la prevalencia de obesidad en la actual ENS, de acuerdo al sexo, los hombres presentan un 28.6%, mientras que las mujeres sobrepasan esta cifra con una prevalencia de 33.7%.

Ahora, si analizamos una de las determinantes sociales de salud correspondiente a la escolaridad, específicamente a los años de estudios cursados, podemos analizar que la mayor prevalencia de obesidad se encuentra en la población que tiene menos de ocho años de estudios cursados con un 43.2%.

Los resultados de esta encuesta nos siguen demostrando que aquellas personas que tienen menores recursos económicos y menor acceso a la educación son las más afectadas.

Estas cifras nos indican que la epidemia de la malnutrición por exceso es una problemática que va en alza y que todos los esfuerzos del Ministerio de Salud, llevados a cabo en estos últimos años, no han sido suficientes para reducir este problema.

Otro punto que debemos tener en cuenta son las “determinantes sociales de salud”. Ya que los resultados de esta encuesta nos siguen demostrando que aquellas personas que tienen menores recursos económicos y menor acceso a la educación son las más afectadas, ya que las circunstancias en que las personas nacen, crecen, viven, trabajan y envejecen, incluido el acceso al sistema de salud, van a influir en la aparición de enfermedades, el tratamiento y en la calidad de vida de las personas de nuestro país.