El rol de la informática para mejorar la salud en Chile

Chile ha avanzado en el diseño de plataformas informáticas que permitan mejorar la salud de la población. Sin embargo, la implementación ha sido paulatina y aún queda mucho por hacer en materia de innovación y gestión para apuntar hacia una atención de salud personalizada, a través del poder de los datos.

Jueves 21 de septiembre de 2017

El rol de la informática para mejorar la salud en Chile
Escrito por

Jorge González Moreno, Decano Facultad de Enfermería U.San Sebastián

Chile ha avanzado en el diseño de plataformas informáticas que permitan mejorar la salud de la población. Sin embargo, la implementación ha sido paulatina y aún queda mucho por hacer en materia de innovación y gestión para apuntar hacia una atención de salud personalizada, a través del poder de los datos.

En el coloquio sobre las "Propuestas de Salud de los Candidatos Presidenciales" que se realizó en agosto pasado en la Universidad San Sebastián, cuatro panelistas y encargados programáticos de salud, concordaron en que "no se lograrán mejoras sustanciales en la salud de los chilenos si no la informatizamos".

Y esto es por la sencilla razón de que la salud depende de la obtención de datos que, procesados, se transforman en información y estos en conocimiento, generándose así un círculo virtuoso sin fin para el bienestar de las personas.

Pocas actividades humanas procesan tantos datos, generan tal volumen de información y usan tanto conocimiento en su quehacer como la salud.

De hecho, una de las mayores bibliotecas del mundo, la National Library of Medicine, cuenta con un repositorio de casi 28 millones de ítems, y recibe cerca de 2.800 millones de búsquedas al año, despachando más de 6.500 millones de bits de datos por segundo. Ello refleja el esfuerzo del personal de salud del mundo por brindar sus atenciones respaldadas en la mejor y más actualizada evidencia científica.

Los primeros intentos por informatizar la salud a nivel mundial se verificaron a fines de los años 50, al intentar apoyar la toma de decisiones médicas con la asistencia de computadores. En los años 70, la informática en salud comenzó a estar asociada a la medicina y la enfermería.

En 1974, tuvo lugar en la ciudad de Estocolmo, en Suecia, el primer Congreso Mundial de esta nueva disciplina, bajo el nombre de Medinfo.  Hace pocas semanas se efectuó en China su 16ª versión, donde al igual que en las ocasiones anteriores, tuve la posibilidad de interactuar con una comunidad científica extremadamente activa y que lucha por satisfacer el anhelo de una vida más sana y segura para la población, mediante el uso de las tecnología de la información.

En esta versión el énfasis fue puesto en el concepto de "salud de precisión", cuyo objeto es otorgar una atención de salud personalizada, usando el poder de los datos y la informática.

Dentro de los temas abordados, destacaron la gestión de Big Data, la creación de sistemas de salud capaces de "aprender", la generación de plataformas y aplicaciones que permitan al individuo transformarse en un agente activo en la mantención de su salud y el apoyo de la informática al emergente concepto de medicina de precisión.

Pasos y avances

En nuestro país, la informatización de la salud comenzó a partir de algunas iniciativas particulares como la que me correspondió liderar junto al ingeniero, Miguel Moya, al enlazar mediante el uso de la telemedicina, el Hospital de Hanga Roa en Isla de Pascua, con el Departamento de Radiología de una clínica privada de Santiago, hace un par de décadas.

El Estado hizo lo propio con una serie de iniciativas entre los años 2000 y 2006 derivadas de la creación, por parte del Ministerio de Salud, de una Agenda Digital.

Esto ha generado más de cien mil puntos de conexión digital en el sistema de salud a nivel nacional y está permitiendo la implementación de diversos proyectos asociados como: Sistema de agendamiento, derivación de pacientes, ficha médica electrónica, interconsultas mediante telemedicina, por nombrar algunas iniciativas relevantes.

Actualmente, el foco del Minsal  está en el proyecto SIDRA, que es el Sistema de Información de la Red Asistencial.

Otro aporte a este desarrollo lo efectuamos el año 2004, al crear, en DuocUC, el primer programa de formación de recursos humanos para la informatización de la salud.   Este programa profesional, acreditado a nivel mundial por la Asociación Internacional de Informática Médica en 2012, ha generado más de un millar de Tecnólogos en Informática Biomédica.  Constituyen el "peopleware", que junto al hardware y software son los elementos fundamentales para la innovación, gestión y desarrollo de la informatización de la salud en Chile.