Calidad de vida urbana en el Gran Santiago se deteriora en últimos 5 años

Si en 2013 cerca de 2,2 millones de santiaguinos vivía en comunas ubicadas en el rango inferior de calidad de vida urbana, en 2017 la cifra aumentó 3,6 millones de personas, equivalente al 50% de la población del Gran Santiago.

Martes 9 de mayo de 2017

Calidad de vida urbana en el Gran Santiago se deteriora en últimos 5 años
Escrito por CChC

Un drástico empeoramiento de la calidad de vida urbana experimentó el Gran Santiago en los últimos cinco años según el análisis del período 2013-2017 contenido en el Índice de Calidad de Vida Urbana (ICVU) 2017, elaborado por el Núcleo de Estudios Metropolitanos de Instituto de Estudios Urbanos y Territoriales de la Pontificia Universidad Católica (PUC) y la Cámara Chilena de la Construcción (CChC).

Es así que en el Gran Santiago las comunas ubicadas en el rango inferior de calidad de vida urbana aumentaron de 12 a 22 en el quinquenio. En términos de población, de los 2,2 millones de personas que en 2013 vivía en comunas del rango inferior de calidad de vida se pasó a 3,6 millones en 2017, equivalente al 50% de los habitantes del Gran Santiago. El porcentaje restante se distribuye entre comunas ubicadas en el rango intermedio de calidad de vida urbana (29%) y en el rango superior (21%).

A nivel nacional, el fenómeno es menos marcado. Las comunas en el rango inferior de calidad de vida urbana pasaron de 26 a 29 en los últimos cinco años, con lo que aumentó de 3,7 millones a 4,5 millones el número de personas viviendo en comunas en este rango, equivalente al 31% de la población del país. Las comunas del rango intermedio disminuyeron de 49 a 40 y las del rango superior subieron de 18 a 24.

El coordinador del equipo de trabajo de la PUC, Arturo Orellana, explicó que “lo que se observa es una ‘polarización’ de la calidad de vida urbana, puesto que en el período 2013-2017 disminuyó significativamente el número de comunas ubicas en el rango intermedio, aumentando las que se posicionan en los rangos inferior y superior de calidad de vida”. En relación al Gran Santiago, el profesional destacó que “existe una importante falencia en la provisión de bienes y servicios, tanto públicos como privados, en un creciente número de comunas, que solo algunas de ellas han logrado revertir -como es el caso de San Miguel y Macul- mediante procesos regulados de densificación y buena conectividad”.

Por su parte, Javier Hurtado, gerente de Estudios de la Cámara Chilena de la Construcción, destacó que “el ICVU deja en evidencia que en un plazo de cinco años pueden pasar muchas cosas en materia de desarrollo urbano y de calidad de vida urbana, por lo que resulta evidente la importancia de que las ciudades y las comunas planifiquen su desarrollo a largo plazo y cuenten con planes reguladores propios, que actualicen sistemáticamente a partir de acuerdos procesos de participación ciudadana”.

Ciudades intermedias: positiva evolución

En las Ciudades Intermedias la situación es bastante distinta. De las 25 comunas consideras en esta categoría -aquellas con más de 50.000 habitantes y menos de 200.000, no incluidas en la categoría Ciudades Metropolitanas-, las ubicadas en el rango inferior de calidad de vida urbana disminuyeron de 8 a 2 en los últimos cinco años. Esto se traduce en una significativa contracción de las personas viviendo en comunas intermedias menos favorecidas: del 32% registrado en 2013 se llegó a solo 4,5% en 2017.

Por su parte, en igual período las comunas o ciudades intermedias ubicadas en el rango promedio de calidad de vida pasaron de 14 a 18 y las posicionadas en el rango superior, de 3 a 5. Con esto aumentó de 18% a 20,4% la población que vive en comunas del rango superior de calidad de vida urbana.

“Muchas de las ciudades intermedias han alcanzado un tamaño suficientemente atractivo como para atraer proyectos de inversión de mayor escala, los que generan encadenamientos productivos y comerciales importantes, sumado a una mayor conectividad que ha favorecido el interés de la población de mantenerlas como su residencia”, señaló Orellana.

Evolución nen cinco años: casos de éxito

Existen comunas del país que han logrado mejorar sistemáticamente su posición en materia de calidad de vida urbana en el período 2013-2017. Al respecto, destacan las comunas de Osorno, Puerto Montt, Valdivia, Concepción y Talcahuano.

Según explica el coordinador del equipo de trabajo PUC, “todas éstas han logrado mantener sus atributos positivos a través del tiempo y, en paralelo, han podido mejorar en otras variables, principalmente asociadas a las dimensiones Conectividad y Movilidad y Vivienda y Entorno”.

Cabe destacar que los progresos en materia de calidad de vida urbana no se producen necesariamente por una mayor disponibilidad de recursos. Tal como lo explicó Orellana, “no hemos observado una correlación positiva entre calidad de vida y presupuesto municipal per cápita. Por lo tanto, si bien contar con recursos es siempre importante, también es clave la buena gestión de los recursos públicos y la acción de los privados sobre el territorio”.

Ejemplos positivos en relación a este último punto son Villa Alemana, Temuco y Puerto Montt, todas estas comunas registran índices positivos en calidad de vida sin ser de las comunas con mayor presupuesto.

ICVU 2017: Comunas mejor evaluadas

Por tercer año consecutivo sigue liderando el ranking de comunas con mejor calidad de vida urbana Las Condes, seguida de Vitacura y Providencia. Punta Arenas y Puerto Varas ocupan el cuarto y quinto lugar respectivamente, seguidas por Lo Barnechea, Castro, Valdivia, Concón y Ñuñoa.

Cabe destacar que Punta Arenas ha estado en los últimos cinco años entre las 20 comunas con mejor calidad de vida y en los últimos cuatro años entre las “top ten”. “Es un caso destacable porque ha logrado equilibrar todas sus dimensiones además de saber aprovechar las ventajas de crecer demográficamente en torno al promedio nacional, una base económica de desarrollo estable y menos afectos a los vaivenes de precios de los sectores productivos exportadores”, precisó Orellana.

El Índice de Calidad de Vida Urbana es elaborado desde el año 2011 a partir de datos objetivo que se agrupan en seis dimensiones: Vivienda y Entorno, Conectividad y Movilidad, Salud y Medio Ambiente, Condición Laboral, Condiciones Socioculturales y Ambiente de Negocios.

El objetivo del ICVU es aportar al diseño de políticas públicas y a la focalización de recursos destinados a mejorar las condiciones de vida de las personas que habitan en las diversas comunas de país.

En total, se estudian 93 comunas con más de 50.000 habitantes, 10 áreas metropolitanas, 25 ciudades intermedias y todas las capitales regionales, alcanzando un nivel de representación del 85% de la población nacional.