Vacaciones en el extranjero: vacunas y recomendaciones a considerar

Fiebre amarilla, sarampión, tuberculosis e incluso influenza, son parte de las enfermedades que hay que poner atención y tratar de prevenir para tener días de descanso sin tener que caer a un servicio de urgencia.

Viernes 28 de diciembre de 2018

Vacaciones en el extranjero: vacunas y recomendaciones a considerar
Escrito por Oscar Galaz

En enero la mayoría de los chilenos comienza a disfrutar de sus esperadas vacaciones. Muchos viajarán preferentemente al campo o la playa, pero otro grupo no menor optará por ir al extranjero.

En ese contexto, hay algunas precauciones que se deben tener en cuenta, sobre todo si el destino escogido presenta algún brote epidémico del cual nos debemos cuidar.

La Organización Panamericana de Salud (OPS) reiteró la necesidad prevenir el dengue, zika, chikungunya y fiebre amarilla, debido a la proliferación de casos donde estas enfermedades están presentes.

Respecto de esta última, seis países de la región de las Américas notificaron casos confirmados: Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guayana Francesa y Perú.

De hecho, el Ministerio de Salud (Minsal) ya advirtió que en el caso de la fiebre amarilla "para los viajeros que requieran de la vacuna se recomienda que ésta sea administrada 10 días antes de viajar. Es importante, además, considerar que estas vacunas deben ser indicadas por un profesional médico y al momento de adquirirla se debe presentar la orden médica y un documento de identificación como carnet de identidad o pasaporte".

Así también, para quienes viajen más allá de la región, es importante saber que en diversos países han surgido brotes de sarampión, por lo que el Minsal hizo un llamado preventivo a los viajeros, especialmente a los nacidos entre 1971 y 1981, por lo que recomendó  dado que las dosis que a ellos les administraron pudieron tener falla de calidad.  

Al respecto, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), “los casos de sarampión notificados aumentaron en 2017, ya que varios países sufrieron brotes intensos y prolongados de la enfermedad”. Detalló también que América, el Mediterráneo Oriental y Europa “sufrieron los mayores incrementos del número de casos y destaca que Chile se sumó al registro de casos notificados, aunque en nuestro casos son importados.

Recomendaciones 

Las recomendaciones siempre son a la prevención, a tomar los resguardos pertinentes y a estar siempre informado. Para el académico del Departamento de Ciencias Bilógicas y Químicas de la Facultad de Medicina y Ciencia de la U. San Sebastián, Claudio Figueroa, cuando se viaja lo primero es saber cuáles son las patologías que están presentes en el lugar a visitar “y eso es importante porque hay patologías que se pueden prevenir con vacunas y otras no prevenibles, y ahí hay que tomar medidas más ambientales”, dice.

Dice que “para fiebre amarilla y sarampión, hay vacunas y lo recomendable es ponerselas con tiempo suficiente. En general debe administrase unos 14 días antes de viajar para que cuando uno llegue al lugar se tenga la inmunidad. En el caso del sarampión, hubo un periodo (1971-1982) donde la segunda dosis no fue clara que se le administró a toda la gente, y si no está la certeza de esa segunda dosis, es mejor vacunarse.  Es una vacuna triple porque se coloca para sarampión, papera y rubeola”.

El docente USS agrega que para enfermedades que son trasmitidas por mosquitos, fiebre amarilla es la única excepción con vacunas; “para las otras como zika o chikungunya, lo que uno tiene que hacer es evitar ir a lugares donde este el mosquito y el uso de repelente, ropa larga y mantener las medidas de control que sean necesarias”.

Respecto a tuberculosis, “la enfermedad en adultos no es un problema siempre y cuando la persona esté inmunológicamente preparada. Si una persona está tomando algún inmunosupresor o alguna enfermedad inmunológica primaria, ellos sí tienen que tener mucho cuidado. La vacuna en adultos no sirve en gran medida, y esa es una patología que uno tiene que cuidar principalmente por precaución”.

Otro punto no menor a considerar, dice Figueroa, es que quienes opten por ir al hemisferio norte, ahí “existe un brote de semi influenza tremendamente fuerte y ahí hay que cuidarse en forma particular con la vacunación de la cepa semi influenza, que no es la que nos colocamos este año. El brote de este verano boreal en el hemisferio norte va a ser la que va a llegar en 2019 al país, por lo que siempre es bueno que si existen vacunatorios para el viajero, disponer de la dosis de ese virus que está circulando en el hemisferio norte para prevenirlo”.