Nacimientos bajan durante la pademia de COVID-19

Análisis de la Facultad de Economía y Negocios de la U. San Sebastián señala que durante el 2020, los nacimientos cayeron 7,7%.

Domingo 4 de abril de 2021

Nacimientos bajan durante la pademia de COVID-19
Escrito por La Tercera / USS

La natalidad viene descendiendo sistemáticamente en Chile desde hace casi treinta años, con pequeñas oscilaciones. Sin embargo, la situación se ha acentuado durante la pandemia de COVID-19.

Un análisis de la Facultad de Economía y Negocios de la U. San Sebastián (USS), da cuenta que desde 2016 los nacimientos van a la baja. Solo el año 2018 se registró un “pequeño peak”, con un crecimiento del 2,4% (224.622 nacimientos) respecto del año anterior. Pero este escenario cambió con la llegada del COVID-19, dado que en el 2020 se registró una caída de -7,7%, llegando sólo a 197.003 nacimientos.

Imagen foto_00000001

Las regiones que presentaron las mayores caídas en la natalidad el año pasado, según el análisis USS, fueron: El Maule (-10,3 %), La Araucanía (-10,1 %) y la Región Metropolitana (-9,8%).

Imagen foto_00000002

La caída de la tasa de natalidad, es algo habitual en algunos países, especialmente los que tienen características de desarrollo económico un poco más adelantadas, como Chile.

Si en 2002, 1.228.569 chilenas (22,7 % del total de mujeres en edad fértil) no tenía hijos, la cifra subió a 1.671.834 (24,2 %) en 2017, según los censos de esos años, refrendando el análisis de la USS.

En ese fenómeno influyen varios factores, entre ellos, el ingreso per cápita que está relacionado con algunos factores de independencia de la mujer, que deciden postergar la maternidad o no tener hijos. Hay una correlación muy importante entre los niveles de educación y las cifras de natalidad.

La académica de la Carrera de Obstetricia de la U. San Sebastián, Diana Paredes, señala que mayoritariamente las mujeres de las actuales generaciones muestran una tendencia a postergar la maternidad, pero también concuerda en que el impacto de la pandemia es indesmentible en la actual baja. “El impacto económico producto del aumento del desempleo y la caída en los niveles de ingresos pudo incidir en que las familias planificaran y/o postergaran la decisión de tener hijos”, señala.  

¿Será definitivo? Se espera que este año haya un aumento en el número de gestantes, esto debido en parte a la dificultad de continuar con los métodos anticonceptivos, menor oportunidad de consulta en el sistema de salud sobre todo en el caso de adolescentes.

Paredes apunta a que cuando estemos más avanzados en 2021, se podrá ver objetivamente a través de los datos de nacimientos si realmente la pandemia causó un impacto en la natalidad del país, y si es así, en qué grupos de mujeres. 

Ver artículo en La Tercera

 

Sitios de interés