Maltrato Infantil: expertos solicitan al Minsal un protocolo de atención para enfrentar casos de menores agredidos

Enfermeras y psicólogos demandaron un mayor compromiso por parte de los equipos de salud al momento de enfrentar diversos tipos de agresión a niños y jóvenes del país.

Jueves 18 de mayo de 2017

Maltrato Infantil: expertos solicitan al Minsal un protocolo de atención para enfrentar casos de menores agredidos
Escrito por Oscar Galaz y María Graciela Opazo

Un llamado a que la autoridad, especialmente el Ministerio de Salud (Minsal), se involucre de forma más activa con sus funcionarios de la red pública en la protección de los menores maltratados, fue una de las conclusiones que demandaron especialistas del sector al participar en el Coloquio Maltrato Infantil organizado por la Facultad de Enfermería y el Instituto de Políticas Públicas en Salud (IPSUSS) de la Universidad San Sebastián (USS).

Si bien, el Minsal cuenta con una Guía Clínica “Detección y primera respuesta a niños, niñas y adolescentes víctimas de Maltrato por parte de familiares o cuidadores” y otra, llamada “Atención de niños, niñas y adolescentes menores de 15 años víctimas de abuso sexual”, para los especialistas, falta que la autoridad sanitaria elabore los protocolos u otros instrumentos para hacerlos eficientes y que vayan en ayuda rápida y directa a los afectados.

Al respecto, la enfermera del Servicio de Urgencia del Hospital Luis Calvo Mackenna, Valeska Ubierna, planteó que lo más difícil para los profesionales de salud es saber qué hacer frente a un caso de maltrato. “Actualmente hace falta gestión legal del cuidado de los niños, de quién protege a ese menor. Esto no pasa solamente por el asistente social, sino qué tiene que ver con los recursos que hoy existen, qué protección hay, qué ley los ampara”.

Según la profesional, ellos se dedican a atender al paciente a suministrar el tratamiento a cuidarlos y tratarlos mientras están hospitalizados, “pero si sabemos que si está vulnerado en su derecho (a un niño o joven), a quién acudimos, a quién le pido ayuda. Es importante involucrase con el niño, con la familia si sabes que se le están vulnerando los derechos”, dijo.

Coincide con este planteamiento la psicóloga y docente de las U. San Sebastián, Mayra Miranda, quien indicó que, un profesional que atiende a un niño que ha sido violentado debe “trabajar con una ética profesional que implique que todos nos hacemos cargo de este tema y no solamente el Sename o nuestros servicios especializados, sino que todos tenemos responsabilidad en la detección temprana de situaciones de vulneración de derechos del niño”.

Para trabajar esto, añadió, “el equipo de salud es súper importante. Hay instrumentos muy útiles como la Guía Clínica: Detección y primera respuesta a niños, niñas y adolescentes víctimas de maltrato por parte de familiares o cuidadores, un instrumento súper interesante del Ministerio de Salud del 2013, donde da las orientaciones basadas en la evidencia de cómo hacer los programas de prevención temprana y la denuncia. También hay una Guía Clínica: Atención de niños, niñas y adolescentes menores de 15 años víctimas de abuso sexual del Minsal. Esto se puede adaptar a nivel regional o local, pero hay que tomarlas en cuenta porque están hechas en base a la evidencia, por profesionales competentes”.

La jefa de la Unidad de Salud del Servicio Nacional de Menores (Sename), Patricia Godoy, por su parte, aseguró que en relación al sistema de salud, “hay dos grandes ámbitos como puntos importantes: uno, la detección del maltrato, del abuso. Existe un problema más allá de las guías clínicas o de la misma política que se quiere instalar y que tiene relación con la capacidad que tiene los profesionales de hacerse parte de un problema que no es personal. Es decir, la conciencia y las ganas de trabajar en pro del beneficio del otro. En ese sentido, siento que los profesionales del área de la salud tienen que involucrarse mucho más, no sólo del ámbito profesional sino que ético y moral respecto a lo que llega a cada uno de los servicios. Sin esa línea fundamental ninguna ley va a arribar a buen puerto”, planteó.

Y como segundo punto, Godoy indicó que está lo relacionado con salud mental. “Hoy día el área de la salud mental en nuestro país es mala. No tenemos una ley que incluya población específica o de bajo control prioritaria como por ejemplo, la población vulnerada en sus derechos; sino tenemos un marco regulatorio, una ley, efectivamente los recursos no necesariamente van a las áreas donde más hay necesidad”, planteó.

Finalmente, la especialista de Protección Infantil de UNICEF Chile, Clarice da Silva e Paula, apuntó que “lo más importante es que haya trabajo verdadero integral e intersectorial, donde un sector apoye al otro. Los profesionales de salud están muy cercanos a la familia, entonces pueden servir como alerta temprana y también pueden ayudar en prevenir la victimización secundaria. Los profesionales de salud no sólo tienen el rol de estar atentos, de estar en la familia, sino que también evitar que un niño que ya sufrió una violencia le vuelva a ocurrir, entonces, es muy importante que tenga la capacitación, información como actuar, con los protocolos sensibles a estos temas”.