Incendio en Notre Dame: los riesgos de las construcciones antiguas

Según Andrés Vito Bahamonde, académico de Ingeniería Civil de la Universidad San Sebastián, actualmente el diseño de las estructuras cumple con diferentes normativas que procuran evitar la destrucción y el colapso en primera instancia.

Martes 16 de abril de 2019

Incendio en Notre Dame: los riesgos de las construcciones antiguas
Escrito por Universidad San Sebastián

La catedral de Notre Dame de París, símbolo de la cultura europea, fue afectada por un incendio que destruyó dos tercios de sus tejados y bóvedas, además, de la aguja que estaba en restauración. Según las primeras indagaciones, la causa del siniestro obedecería a un accidente en las obras.

El presidente francésEmmanuel Macron, se comprometió a reconstruir el templo en cinco años.

El incendio de esta semana es uno de los tantos avatares que ha debido afrontar Nuestra Señora de París, desde que comenzó a construirse en 1163. La agresión más grande la vivió durante el estallido de la revolucion francesa, donde sólo quedó de pie la obra arquitectónica de piedra. En 1844, se inició su restauración, trabajo que fue encomendado al arquitecto Éugene Viollet-le-Duc, a quien le tomó cerca de 20 años en devolver a Notre-Dame su esplendor.

"Cuando se estaba construyendo la nave principal de la Catedral, se decidió aumentar en dos metros la altura. Esto incluyó que tuvieran dicho aumento con una estructura adicional que soportara los muros de la bóveda principal. O sea, tiene estructuras secundarias que no estaban incluidas en el proyecto, lo que se suma a las múltiples modificaciones que ha tenido en 400 años. Todo eso, la hizo más sensible a situaciones como el incendio que la afectó", explica Andrés Vito Bahamonde, académico de Ingeniería CivilUniversidad San Sebastián.

El ingeniero señala que "la estructura es principalmente de piedra y esta tiene capacidad de absorción de humedad, lo que puede aumentar hasta en un 15% la densidad de la piedra, generando un colapso. Se trata de una estructura principal que, al aumentar de peso de esta manera, puede generar agrietamiento".

El docente agrega que actualmente existen normativas técnicas que regulan la construcción y que establecen requisitos básicos en materia de diseño sísmico, estructural, de seguridad, entre otros. "Y en los procesos constructivos de hace siglos, no tenían definidos estos diseños, lo que la convierte inmediatamente en una estructura de mayor riesgo".

Para el académico de la USS, lo sucedido en Notre Dame, es un llamado de atención de nuestras propias construcciones. "En Chile, también existen estructuras antiguas con riesgos similares. Y, que sobre todo, tienen una característica muy importante relacionada a las modificaciones que se le hacen a la estructura, donde muchas de ellas están construidas con materiales ligeros como madera terciada u otras que son mucho más propensos a ser consumidas rápidamente si es que asedian las llamas".