Cambio de hora: efectos y recomendaciones

Este sábado los relojes debieron adelantarse una hora en Chile continental e insular, excepto la región de Magallanes, quien mantendrá su actual uso horario. De las consecuencias en el cuerpo y especialmente en niños, expertos de la U. San Sebastián, nos dan sus consejos.

Viernes 10 de agosto de 2018

Cambio de hora: efectos y recomendaciones
Escrito por Oscar Galaz / María Graciela Opazo

Una hora menos de sueño, carrete o descanso vivieron desde este sábado los chilenos cuando a medianoche de ese día debamos adelantar una hora nuestros relojes, poniendo fin al “horario de invierno” y dar paso al “horario de verano”.

Despertar con más luz, mayor cantidad de horas luego del trabajo o del colegio, será parte de la rutina. El tema, eso sí, se reciente en nuestro cuerpo ya que debe adaptarse rápidamente para seguir con la rutina.

¿Cómo afecta el cambio de horario a las personas? Esta pregunta es una de las más comunes. El académico de la Facultad de Medicina y Ciencia de U. San Sebastián (USS), Marco Santibañez, asegura que “se ha establecido y reconocido que el ser humano como la mayoría de los mamíferos poseen un reloj biológico endógeno que controla las funciones biológicas diarias. No obstante, este reloj puede verse influenciado o alterado por estímulos medioambientales, como es el caso de la influencia de la luz para ajustar este ritmo endógeno en poco más de 24 horas”.

Sobre qué funciones se ven alteradas por el cambio de horario, el también doctor en fisiología y especialista en efectos del ciclo de luz, dice que hay varios: “estado de alerta o atención, por lo que si actualmente nos  despertamos y las primeras horas del día laboral son sin luz, podrían afectar esta condición, lo cual potencialmente podría inducir un mayor número de accidentes vehiculares en las primeras horas del día o madrugada. También se alteran funciones endocrinas y locomotoras y funciones cognitivas y emocionales, especialmente en  niños y jóvenes”.

Este último punto lo refuerza la académica de psicología de la USS, Fernanda Orrego, quien dice que en menores “es importante considerar el periodo de adaptación. Si bien el cambio de horario es de un momento a otro, podemos adelantar el horario desde días antes de modo que el lunes los niños ya se encuentren más ajustados al nuevo horario y su adaptación en el ámbito escolar presente menos diferencias de horario frente al hambre o sueño al despertar”. 

A quiénes afecta más:

- Niños y jóvenes.

- Personas que por sus trabajos deben conducir en las primeras horas del día con una escasa capacidad visual.  En donde se verá reducida en un 70 % la capacidad visual y el sentido de profundidad es siete veces menor aproximadamente, lo que implica una menor capacidad de detectar objetos.

- Personas que presentan depresión endógena  y estacional que se encuentran potencialmente afectados por la luminosidad diaria

- Personas que tienen trastornos del sueño como insomnio, apnea, rotaciones de horarios de trabajo, entre otros. 

Recomendaciones

- En niños y  jóvenes, tratar de realizar actividades cognitivas y deportivas en las primeras horas del  día para influir positivamente en el ritmo circadiano diario y adecuada higiene del sueño lo cual implica:

a. Dormir las horas adecuadas.

b. No beber alcohol  en demasía 4 horas antes de acostarse.

c. No tomar cafeína previa a acostarse.

d. No  consumir alimentos o dulces en forma abundante antes de acostarse.

e. Dormir en una cama cómoda.

f. Disminuir los ruidos molestos en el espacio de dormir.